Reportaje: El desafío de tres grupos de trabajadores que enfrentan el riesgo de contagio diariamente

Con una bata blanca y con un barbijo, sale un médico de su casa al centro de salud, voltea a ver la puerta de su hogar mientras se escucha un suspiro, agacha la cabeza y da un paso mientras se persigna y exclama en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, cuídame, permíteme volver a mi hogar y cuida mucho a mi familia, Amén.

Mientras su hijo de dos años lo ve por la ventana y le grita ¡papá! ¡papá! El médico voltea nuevamente y también ve a su esposa diciendo “cuídate mucho, te queremos”, él sonríe y sigue su camino. Es alrededor de las 05: 00 de la mañana, no se ve personas circulando, pero hay perros de la calle que no dejan de ladrar.

Sigue caminando, llega al centro de salud “Paicho Sud” y saluda a sus 4 colegas, la doctora pregunta: “¿Cuándo llegaran los equipos de bioseguridad por parte del Gobierno Municipal?” y los 3 doctores se ríen, respondiendo: “Esperemos que lo hagan, por ahora nosotros tendremos que tomar nuestras medidas de protección” la doctora suspira y dice: “No hay de otra”, mientras tanto abre el candado del centro de salud.

Son las 06:00 de la mañana el guardia de seguridad se encuentra barriendo la vereda de su casa, mientras la analista de créditos espera a la movilidad que el Banco Prodem le proporcionó, mientras tanto se saludan con un buen día y empiezan un diálogo donde entre carcajadas dicen: “Yo también quisiera quedarme en casa, pero con nuestra profesión es complicadito, que vamos a hacer”, dijo.

Llega el móvil de la analista, mientras se pone el barbijo, le dice al guardia: “Que quede bien limpia la vereda, hasta luego se cuida”, a lo que el guardia le responde: “Usted también se cuida, seguramente debe haber mucha gente en el banco”, mientras recoge la basura, después va a ponerse el uniforme y el barbijo para ir a trabajar.

Al ir a trabajar el guardia de seguridad pasa por la plaza principal “Luis de Fuentes y Vargas”, cada día hay más personas en la calle, más vendedoras de frutas y hay filas en los bancos, pocas personas usan barbijos y las señoras que venden frutas no tienen guantes o sus guantes están rotos y amarillos.

Son aproximadamente las 14:10 de la tarde, es hora de regresar a casa, el médico agradece a Dios por permitirle llegar a su hogar, se lava las manos y procede a darse una ducha para abrazar a su hijo y a su esposa. Mientras la analista termino de bañarse para ir a almorzar con su familia que ya se encuentra reunida en su comedor. Sin embargo, el guardia sigue caminando para llegar a su hogar tomando refresco de pelón y comiendo una empanada blanqueada

Héroes de bata blanca luchando en primera fila

El periódico Bolivia, en una publicación el 24 de abril del 2020 menciona que: “El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, informó que al menos 67 personas, entre policías, militares, médicos y enfermeras, se contagiaron con el COVID-19 en todo el país hasta el momento, por lo que pidió a la población respetar la cuarentena de manera disciplinada para evitar el incremento de casos”.

El responsable del centro de salud Paicho Sud, Milton Llave, menciona que: “El centro de salud Paicho Sud cuenta con equipos de bioseguridad como ser: overoles, batas, gorros, gafas, pistolas térmicas, barbijos, guantes y botas de goma, para todo el personal. También contamos con una fumigadora para la desinfección de la ambulancia y del lugar donde vayamos a ir a visitar o del área de aislamiento”.

“Gran parte del equipo de bioseguridad es adquirido gracias a los remanentes o reservas del Seguro Universal de Salud Autónomo de Tarija (SUSAT) que es dinero propio del centro de salud. Hasta la fecha la dotación del Municipio es escasa, todos los centros de salud de primer nivel están bajo la responsabilidad de Gobiernos Municipales, esperemos que nos puedan dotar más equipos de bioseguridad porque se necesitan”, explicó Llave.

En cuanto al transporte Llave mencionó que: “No contamos con un transporte gratuito que nos traslade desde la ciudad de Tarija hacia nuestra fuente laboral, sin embargo, hay una autorización mediante una Resolución Municipal, el cual permite el uso de la ambulancia como transporte del personal de salud, siempre y cuando el combustible lo cubran los mismos”
“Desde que estamos en cuarentena, decidimos trabajar en 7 x 7, es decir la mitad del personal trabaja siete días y el resto del personal trabaja otros siete días de forma rotativa, trabajamos así desde inicios del mes de mayo, esto debido al problema de transporte y también para la protección del personal de salud”, informó Llave.

Además, Llave destaca que: “También se está apoyando un turno de 24 horas en el puesto de control de la comunidad de El Puente, realizamos un registro de las movilidades que ingresan a nuestro departamento. Se registra al conductor y a los acompañantes, se les toma la temperatura para prevenir sospechas de los síntomas que puede presentar un paciente de COVID-19”.

“Las medidas de bioseguridad por parte de los comunarios lamentablemente son muy pocas, debido a que en el área rural piensan que el virus no va a llegar a la comunidad, además que en esta época ellos están en tiempo de cosecha, no utilizan barbijos, menos guantes y lavarse las manos con frecuencia es complicado debido a los cortes y por ello no hay agua”, exclamó Llave.

La Agencia de Noticias Fides (ANF) en una publicación el 4 de mayo del 2020 informó: “En otros países, los médicos y trabajadores en salud son considerados héroes de bata blanca por su lucha en primera línea contra esta pandemia, son aplaudidos desde los balcones de las casas, por poner en riesgo su vida para salvar a los demás. Pero, la realidad en Bolivia parece ser otra, ya que los profesionales son víctimas de prejuicios a causa de la intolerancia y el miedo al contagio del COVID-19”.

De forma similar Maura Canaviri, médico general del centro de salud San Lorencito, dice que: “En cuanto al equipo de bioseguridad se nos dotó botas de goma, mameluco reutilizable es decir el overol, lentes de protección, protector facial, antipara, guantes de nitrilo y barbijo quirúrgico, cabe destacar que los tenemos que reutilizar”.

“El centro de salud no se encarga del transporte, cada personal ve la manera de ingresar a su fuente laboral. En mi caso tengo colegas que tienen su movilidad y recurro a ellos para trasladarme a mi trabajo. En cuanto a la atención, ahora se atiende lo que es emergencias y urgencias, es decir control de niño sano y el control de embarazo no se realiza por la gran probabilidad de infección”, mencionó Canaviri.

Mientras que la Izquierda Diario en una publicación el 27 de marzo del 2020 indica que: “Permanentemente los médicos hacen pedidos, casi llegando a la súplica, para conseguir del Gobierno las condiciones de bioseguridad y los insumos más necesarios y básicos para combatir la propagación del COVID-19, y precautelar sus vidas y las de sus familias. Todos los centros y hospitales están sin equipos de bioseguridad y no hay personal de limpieza”.

“De un 100% un 40% de la población toma conciencia de la enfermedad, pero el resto no cumple con las medidas de bioseguridad. En caso del personal de salud, aunque se nos provee del equipo de bioseguridad no es suficiente, por lo que estos deberían ser desechados una vez usados, sin embargo, lo reutilizamos y hay gran probabilidad de infectarse e infectar a las personas cercanas como nuestras familias y nuestros pacientes”, expresó Canaviri.

Contadores dispuestos para servir a la población

La analista de créditos del Banco Prodem, Ino Llave, informa que: “En el Banco Prodem nos dotan equipos de bioseguridad como ser barbijos guantes y alcohol en gel. La institución también nos dota transporte, nos recoge al inicio de jornada y de igual forma nos retorna a nuestros hogares al concluir las funciones laborales”.


“Los cambios al iniciar la cuarentena fueron muchos, nosotros nos turnamos un día por semana para trabajar, en el cual un asesor está presto para atender los requerimientos y necesidades de nuestros clientes, aunque por ahora ya no estamos otorgando créditos de ningún tipo”, dijo Llave.

Por otra parte, Llave explicó que: “Algunas personas si están conscientes de esta pandemia, mantienen sus precauciones utilizan barbijos y el alcohol en gel, pero siempre hay personas que no toman conciencia ante la situación por la cual estamos atravesando, entonces yo creo que todos debemos tomar conciencia. Esto no es chiste, vemos todos los días el reporte estadístico de personas infectadas y por ello debemos cuidarnos y cuidar a nuestro prójimo de igual manera”.

Guardias municipales exponen su salud al cumplir con sus labores
El guardia municipal, Juan Pérez, dijo que: “El Gobierno se encarga de dotarnos máscaras, barbijos, lentes, guantes y alcohol en gel. Los funcionarios públicos tenemos un bono llamado el bono transporte, cada uno debe llegar a su fuente laboral en lo que pueda, en este caso yo tengo mi motocicleta y hago uso de la misma para trasladarme”. “Como guardias municipales respetamos el metro y medio de distancia, no saludar con la mano o con un beso y evitamos las aglomeraciones. Muchas personas colaboran con tomar sus medidas de bioseguridad al usar barbijo y guantes como también hay otras personas que no”, informó Pérez.

“Emocionalmente al retornar a mi hogar me da miedo de contraer el virus y contagiar a mi familia. A pesar de ello, aunque tomemos las medidas de seguridad uno se siente impotente ante esta situación al no saber si soy portador o no del virus, puesto que expongo mi vida en las calles”, destacó Pérez.

Canaviri sugiere que: “Al toser o estornudar, cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo; tire el pañuelo inmediatamente y lávese las manos con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón. Siempre que tenga fiebre, tos y dificultad para respirar, es importante que busque atención médica de inmediato, ya que dichos síntomas pueden deberse a una infección respiratoria o a otra afección grave”.

«Opten por quedarse en casa y solo salir cuando sea necesario. Si salen deben respetar la distancia entre personas, de uno a dos metros; usar barbijo y alcohol en gel. Deben mantener una alimentación saludable para mejorar las defensas inmunitarias del organismo. En el caso de los adultos mayores, niños menores de cinco años y personas con patología crónica de base, no salir de casa, puesto que son grupos de mayor riesgo», dijo Canaviri.

Nailea Ariana Zenteno Rodríguez

Sé el primero en comentar en «Reportaje: El desafío de tres grupos de trabajadores que enfrentan el riesgo de contagio diariamente»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: