Consideran que todavía no es prudente abrir los templos al público

La ciudad de Tarija se caracteriza por la forma de expresión en sus creencias, tradiciones y cultura creyente. Para cada temporada del año existe una festividad religiosa o cultural que se puede apreciar a través de concentraciones masivas en calles e iglesias.

La mayoría de las familias acostumbra ir a un templo cada domingo, como símbolo de devoción y búsqueda de un ser superior. Existe una diversidad de religiones, de las cuales se puede ser parte a través de reuniones, mismas que se encuentran restringidas por la cuarentena.

La comunidad religiosa es afectada por la emergencia sanitaria mundial, las iglesias están cerradas debido a que por orden gubernamental no se puede realizar reuniones públicas, concentraciones masivas y eventos, ya sean religiosos, políticos, culturales o de cualquier índole.

Nadie puede salir de su casa, a no ser que sea para abastecimiento, cumpliendo la norma de hacerlo el día asignado a la terminación del carné de identidad o contar con alguna licencia de circulación. Se suspendieron todos los eventos públicos y actividades religiosas, sin importar qué religión se practique, no se puede asistir a las reuniones, cultos o misas como antes se hacía.

Se cerraron las iglesias, pero cada familia se convirtió en una

A pesar de la situación que se vive en el departamento, y en el resto del país, las iglesias se han visto en la necesidad de buscar estrategias para realizar sus servicios o reuniones, la mayoría lo hace de manera virtual, esto, con el propósito de mantener activa la fe y tener esperanza de algún día poder asistir a las reuniones regularmente.

Lito Torrez es el pastor principal de Centro de Vida IEPB Tarija, una iglesia con más de 500 miembros que actualmente se encuentra cerrada por la cuarentena pero que se ha provisto de estrategias para poder reunirse de forma virtual utilizando diversas plataformas y realizando los “altares familiares”, es así como se denomina a los cultos que se dan desde los hogares en cada familia.

“Se cerraron las iglesias, pero cada familia se convirtió en una”, es lo que expresa el pastor Torrez refiriéndose a la forma de sobrellevar la cuarentena, explicando cómo se puede estar cerca de Dios a pesar de no poder congregarse en un lugar físico: “cada familia tiene que mantener activa su fe, hay muchas maneras de hacerlo, por ejemplo, nosotros realizamos servicios virtuales cada martes, jueves y domingo, alcanzando a más de 1500 personas no solo del departamento”.

La tecnología y las iglesias

Las reuniones virtuales se dan a través de Facebook, WhatsApp, Zoom, Telegram, entre otras aplicaciones. Estas estrategias fueron implementadas por la necesidad de reunirse y convivir, de las cuales son parte los católicos, evangélicos, bahá’ís, adventistas, mormones, y muchos más. También se puede observar que dichas reuniones se encuentran limitadas por la señal de internet, la tecnología o la economía, ya que para poder conectarse continuamente es indispensable contar con datos móviles o wifi y tener conocimiento básico del uso de las aplicaciones mencionadas.

Este es el caso de la familia Roca, que cada domingo y jueves tiene una cita virtual con los de su misma religión para adorar a Dios. Cuenta con seis integrantes, que todos los días de reunión se conectan mediante Facebook Live por medio de un televisor, todos juntos en la sala de su casa; cantan, danzan y escuchan un mensaje que es dirigido por un pastor o líder de su iglesia. El video es transmitido en vivo y pueden comentar, mandando saludos, testimonios o peticiones de oración, de esta forma interactúan con todos los miembros y familias de su centro religioso.

La iglesia es uno de los lugares más propenso a contagios

Javier Miranda es médico en el área de emergencias por COVID-19 en el Centro de Salud Integral Palmarcito y denota que Cercado se encuentra en una etapa de riesgo alto respecto a la propagación del coronavirus, según su declaración, Tarija está atravesando por la fase de “contagio comunitario”, esto quiere decir que se ha perdido el rastro de los casos positivos o contactos directos y no se sabe con exactitud quiénes son portadores del virus debido a que algunos pacientes son asintomáticos.

Miranda afirma que el contagio se da de persona a persona a través de fluidos: “La forma de transmisión de esta enfermedad es a través del contacto directo entre la población siendo este más propenso en lugares que concentran mayorías, como las iglesias, gimnasios, bancos, mercados, hospitales, entre otros”.

“Confiamos en la protección de Dios, pero somos llamados a la prudencia”, dice Alberto Roca, padre de familia, al expresar su preocupación por la situación que está atravesando el departamento de Tarija y la incertidumbre de no saber hasta cuando seguirán cerrados los templos.

Apertura de las iglesias post cuarentena

Respecto a la apertura de iglesias: “No lo considero prudente puesto que como va la situación en el departamento y el resto del país las medidas de protección serán hasta el siguiente invierno. Al estar reunida cierta cantidad de personas en un ambiente cerrado como un templo se puede propagar mucho más rápido el virus ya que en ese tipo de reuniones se suele cantar, saludar y tener contacto entre los miembros lo que provoca diseminación del coronavirus”, manifiesta el doctor Miranda.

El padre Renán Aguilera de la parroquia San Bernardo La Catedral expresa su preocupación por la población tarijeña y asegura que, en cuanto las autoridades lo determinen, la iglesia abrirá sus puertas con todas las medidas de bioseguridad y el protocolo correspondiente para reunir a los fieles: “La iglesia es respetuosa y obedece las órdenes dadas por el gobierno, nuestra prioridad es la salud de las personas, mientras tanto la iglesia se encuentra cerrada pero hay otras formas para reunirnos”.

El Padre dice que se está esperando órdenes de las autoridades para la apertura de las iglesias en los días venideros: “A nivel episcopal se han reunido los obispos de Bolivia con las autoridades nacionales y el Ministerio de Salud para evaluar el protocolo de seguridad y en cuanto se pueda nos volveremos a reunir con todas las normativas, se determinará cuanta gente puede entrar y es así que ya nos estamos preparando para recibir órdenes y abrir nuevamente las parroquias e iglesias.

Según el periódico El Tiempo, en la publicación del 22 de mayo de 2020: “El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, exhortó el viernes a los gobernadores estatales a permitir que los lugares de culto se reabran «ahora mismo», cuando el país avanza hacia un levantamiento de las medidas de contención de la pandemia de covid-19”. Esto conmocionó al mundo entero, teniendo los gobiernos la presión de decidir si se apertura o no las iglesias, dependiendo de la situación que vive cada nación.

¡Se puede practicar religión y cultura por redes sociales!

La arquitecta Isabel Vargas del área de cultura de la Secretaría de Turismo manifiesta que el gobierno municipal coordina actividades con las iglesias, pero en este caso son acciones cerradas precautelando la salud de la población, evitando cualquier evento público que vaya a poner en riesgo a las personas.

Vargas comenta: “Todas las actividades que estaban programadas para este año se rigen de acuerdo a las determinaciones del gobierno, no podemos realizar movimientos que involucren aglomeraciones para evitar el contagio, pero tenemos alternativas como las misas virtuales; la cultura y la religión se puede seguir consumiendo por medio de redes sociales, hemos creado plataformas de eventos culturales para la población”.

Además, recomienda a la comunidad apegarse a su fe y conectarse a reuniones virtuales por medio de páginas cristianes de distintas religiones que ofrecen contenido para aumentar la fe, vencer la depresión e incentivar a la solidaridad a través de valores cristianos, sin dejar de lado la cultura que caracteriza a los y las tarijeñas.

Las actividades culturales y religiosas como la celebración de San Roque, 15 de abril, La Pascua, Domingo de Ramos, entre otras, fueron suspendidas por la situación actual de la pandemia, pero a pesar de ello se ha visto la forma de llevar adelante el festejo de dichas fechas importantes, la población no pasó por alto tan importantes acontecimientos.

Publicación de Bolivia.com, en su página web el 5 de abril de 2020: “El monseñor Sergio Gualberti celebró el Domingo de Ramos y pidió a la ciudadanía boliviana renovar su fe en Cristo para enfrentar la crisis que se vive por el coronavirus COVID-19. La misa fue transmitida por los canales digitales de la Arquidiócesis, ya que sus actividades presenciales por Semana Santa fueron suspendidas para evitar la propagación de la pandemia”.

El 15 de abril es un día importante para la población tarijeña, es por eso que se realizaron serenatas virtuales y transmisiones en vivo a través de Facebook Live, Zoom, televisión, radio, entre otros medios. Así como esta fecha muchas otras se vieron forzadas a realizar sus conmemoraciones utilizando diversas herramientas digitales.

La responsabilidad de la iglesia en la cuarentena

Al ser la iglesia una institución que forma parte de la sociedad se encuentra en la posición de brindar diferentes tipos de ayuda, más aún, en tiempos en los que la mayoría de las personas están en casa sobreviviendo con bonos, salarios bajos y desempleo; esta es la realidad de las familias en todo el país, es por eso que los centros cristianos asumen la responsabilidad de colaborar.

El padre Renán dice que: “La iglesia está al servicio de la sociedad, estamos trabajando para llegar a los barrios alejados con comida y alimentos, a diario recibimos donaciones de víveres y comida para dar a los más necesitados; también se realizan visitas a las familias con todas las precauciones, dando asistencia a velorios y diferentes casos en base a la necesidad de la gente”.

Además, se debe resaltar la labor que los creyentes asumieron, realizando actividades pro-sociales como la olla común, donación de alimentos, canastas familiares, entre otras, a los barrios más necesitados: “Es un reto llegar a la población, sabemos que hay necesidades y somos conscientes de que no se puede alcanzar a todos, pero en la medida que podemos lo hacemos. También trabajamos con asistencia espiritual a familias con problemas de divorcio, jóvenes con depresión y muchos casos que se presentan estando en cuarentena”, menciona el pastor Lito Torrez.

Publicación de Al Día Bolivia, en su página web el 17 de abril de 2020: “Más de 50 países estarán unidos en la oración global, el evento será transmitido por diversos medios entre televisivos y radiales como plataformas en redes sociales. Bolivia conecta a más de 60 iglesias y otras conexiones de países aledaños”.

El evento virtual “72 horas de Oración” se llevó a cabo el jueves 16 de abril en Bolivia junto a países de todo el mundo, consiste en la oración por las necesidades de las personas que a través de los comentarios de Facebook Live mencionan su situación y de qué parte del mundo ven la transmisión, en dicha conexión se ofrecen números telefónicos para brindar asistencia médica, financiera, espiritual, psicológica, entre otras.La esperanza, de algún día volver a los templos, sigue viva.

Sin duda alguna, la fe de millones de creyentes alrededor del mundo está siendo probada, al mismo tiempo existe temor al futuro, confusión e incertidumbre en los hogares de los bolivianos por no saber qué pasará después, cuáles son las medidas que tomará el gobierno y cómo será la forma de proceder en los templos e iglesias locales después de la cuarentena, ya que el peligro de contagio se encuentra en lugares públicos como estos.

Alberto Roca comenta que las reuniones virtuales son una alternativa para congregarse pero que no es la misma sensación de estar en un templo físico, escuchar los mensajes del predicador y cantar; estar cerca de las personas, orar con ellos y recibir un abrazo de parte de los hermanos (miembros de la misma iglesia) es una experiencia que se puede vivir solo de manera física y que se ve limitada por la pandemia.

También manifiesta que: “Tenemos esperanza de que todo esto va a terminar y cuando se pueda regresar a los lugares públicos, sin dudarlo, iré a la iglesia con toda mi familia, por supuesto con todas las precauciones y respetando las normas de salud”. De esta manera incentiva a las personas a no disminuir la fe sino que deben acercarse a Dios desde sus casas.

Alexia Yrina Sánchez León

Sé el primero en comentar en «Consideran que todavía no es prudente abrir los templos al público»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: