Hoy nos toca orar

“Jehová es mi pastor, nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma. Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tú vara y tu báculo me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebozando.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová, moraré por largos días” Salmo 23 de David.

La vida tiene muchas vueltas para dar, unas veces te conviertes en triunfador, otras estas en el anonimato, algunas debes esforzarte por luchar para alcanzar tus metas e ideales y otras más graves aún, pueden exigir un sacrificio sin parangón para el postulante al éxito de la vida.

Algo así hemos sufrido la familia de ANDALUZ estos dos últimos días, cuando un desgraciado accidente, tocó a dos de nuestros hijos –porque ésta, es una familia- y provocó desazón en el seno de nuestro matutino. La congoja nos estrecha, pero como en el circo de la vida cuando el payaso a pesar de tener un gran dolor, debe salir a la arena para llevar risa a los niños y el público asistente.

Debemos continuar con nuestra labor porque correspondemos llevar información a nuestros lectores, debemos extender con la proclama de la verdad, porque sabemos que nuestra confianza esta puesta en  Dios. Este momento le toca a nuestro hermano JESÚS atravesar el valle de muerte de sombra, pero estamos caminando con él, por lo que sabemos y estamos seguros que Dios está con nosotros, además somos guiados por su vara y su cayado, dos elementos que sirven para caminar a los ciegos y para dar esfuerzo al cansado, por eso creemos que solo Dios es el que nos insufla de su aliento de vida y nos tiene guardados bajo su regazo. La familia de nuestro hermano sabe que estamos con ellos.

RAFA amigo del alma, hijo de esta pequeña, pero gran familia, el dolor en este momento agota tus sentidos, pero la fuerza de todos y cada uno, está dividida entre los dos hermanos lastimados hoy, mientras el trabajo se desarrolla febrilmente, el silencio que casi es una página de respeto por la ausencia de los hermanos y amigos, desdibuja las sonrisas a la espera de tener buenas noticias.

Hoy nos toca proclamar la decisión de Dos de aderezar mesa ante nuestros angustiadores, porque los hay, increíblemente los hay, pero la promesa de Dios para con este emprendimiento, es muy clara, CIERTAMENTE EL BIEN Y LA MISERICORDIA ME SEGUIRÁN TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA.

Todo aquel que pretenda lesionar esta obra, se encontrará luchando contra aquel que la levantó, contra aquel que pastorea nuestras almas. Él es quien conforta nuestra alma en las tribulaciones, como ahora nos está tocando vivir, con amargura y mucha pena, pero con decisión; ÉL nos guía por sendas de justicia, por amor de su propio nombre, por eso no nos amedrenta saber que hay muchas obras que pretenden pararnos… no lo lograrán, nacimos para quedarnos, por eso como dice el salmo… NO TEMERÉ MAL ALGUNO.



Sé el primero en comentar en «Hoy nos toca orar»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: