Cuarentena dinámica: Que hacer?

Empiezo este artículo con un título que me hace recuerdo de mis años de universitario cuando estaba de moda “el ser político” y especialmente el “ser marxista” donde todo el mundo se alababa de dominar el tema político en general y el marxismo en particular, y cuando los pseudo intelectuales de la época, no escatimaban esfuerzos para aconsejar a las masas “lo que se debería hacer para conquistar el poder e instaurar la revolución proletaria para salvar al mundo de las garras del malvado capitalismo”.

Esta vez me toca versar sobre un tema mucho más altruista e importante como lo es la salud de toda una población, en este caso del departamento de Tarija, acosada por un enemigo invisible como lo es la epidemia más conocida como COVID19.

En anteriores artículos había puntualizado algunos aspectos que no se estaban realizando de la mejor manera y que eran un riesgo para dejar que esta enfermedad echara raíces en este Departamento.

Concretamente me refiero a la falta de control efectivo en las fronteras departamentales, el manejo irresponsable en las empresas petroleras que operan en el Departamento, de empleados que vienen y van y la no aplicación del único protocolo de bioseguridad que garantiza el no contagio de la enfermedad: el aislamiento obligatorio durante dos semanas.

Cuando ya tenemos 32 infectados en todo el Departamento, la realidad está mostrando que las observaciones hechas oportunamente han sido totalmente justificadas.

En esta ocasión voy a ampliar estas apreciaciones en vista de que después de casi dos meses de confinamiento, la sociedad necesita volver a una cierta normalidad sin correr el riesgo de que la epidemia se “dispare” en el Departamento y tengamos que lamentar muchas muertes.

No obstante que ya tenemos una treintena de casos registrados en el Departamento, todavía estamos en una fase donde los casos “autóctonos” son muy pocos y están monitoreados.

Felizmente las medidas tomadas por los gobiernos de naciones vecinas como Paraguay y Argentina, han reducido el riesgo de contagio por nuestras fronteras internacionales, pero continúa el peligro en nuestras fronteras con otros departamentos, especialmente en el lado oriental, desde el hermano departamento de Santa Cruz, donde los últimos días se han infectado casi un medio millar de personas por día, por lo que la primera medida a tomar, (lo venimos diciendo desde hace varias semanas) es poner un puesto de control en Camatindi, donde se establezcan las autoridades policiales, militares y de salud, además de un lugar de aislamiento, para poder controlar el tránsito de personas y productos que entran y salen por ese punto.

No basta con desinfectar el camión con la mercadería, eso casi no ayuda en nada porque el virus utiliza el interior de las personas para transportarse. Por eso mismo no es suficiente con controlar la temperatura de las personas, pues una asintomática contagia en mayor número por que nadie se cuida de esa persona.

Tampoco ayuda con anotar el nombre y los datos del transportista, porque éste necesita comer, descansar, entrar al baño, etc. y durante ese lapso irá contagiando a todos los que entran en contacto con él. Esta política es jugar al gato y al ratón donde el último va por todas partes y el primero lo sigue atrás.

Lo que se debe hacer es ser taxativo con las personas que quieran ingresar al Departamento: aislamiento de 14 días, es lo único que asegura que esa persona no está ingresando a contagiar.

Soy consciente de que un transportista que solo viene a dejar productos no va a querer quedarse dos semanas en aislamiento, pero entonces busquemos las soluciones.

Antes ya se había hablado de reemplazar a ese conductor por otro que viva en el Departamento y que en el límite departamental recoja ese camión y lo conduzca a destino. Alguien dirá que eso elevaría al doble el costo del transporte. Si,  probablemente pero veamos las formas de que se puedan asociar entre empresas de transporte o en último caso, que se pueda subsidiar esa parte del transporte. Total, un paciente en terapia intensiva, cuesta infinitamente más que eso.

 En fin, cuando se quiere, se puede encontrar soluciones Lo contrario, implica rendirse ante la situación y  escudarse en el fácil argumento de la “irresponsabilidad de la gente” y la tarea de los políticos en estos casos no es dejarle la situación a la gente, sino tomar medidas que reemplacen esa irresponsabilidad.

En suma, lo que vuelvo a recalcar por enésima vez es que conteniendo la pandemia en las fronteras departamentales, habremos ganado la guerra a este invisible enemigo.

*Javier Vega es presidente de la APT

Sé el primero en comentar en «Cuarentena dinámica: Que hacer?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: