Yacuiba se inunda

Ayer ingresamos al Despacho del comandante de la policía de Frontera de Yacuiba junto a algunos parlamentarios, y una vez dentro el jefe policial nos pide tener mucha precaución y cuidado porque el techo se estaba cayendo y goteaba profusamente todavía después de la lluvia de la noche anterior. Estuvimos sentados arrinconados en una esquina por el riesgo del techo remojado.

El comandante de la Policía tiene su oficina casi vacía, no cuenta con una computadora, menos una impresora, y mucho menos servicio de internet. Los fiscales que están investigando el atentado criminal a Fernando Vidal, no cuentan con vehículos, tampoco tiene un asistente, ni viáticos cuando tienen que trasladarse a otra ciudad. Tampoco tienen computadora, ni impresora, menos internet.

Las condiciones logísticas y humanas de los policías y fiscales son paupérrimas por lo que se complica la celeridad de las investigaciones. El Gobierno nacional y la Fiscalía tienen la obligación de brindar las mínimas condiciones para que desarrollen adecuadamente su trabajo. He pedido a las autoridades locales que les brinden todo el apoyo logístico a los fiscales y policías, si es que de verdad están interesados en que se sepa la verdad.

Ayer en horas de la tarde, llovió en Yacuiba. La mayor intensidad de lluvia duró 8 minutos, y la ciudad casi se inunda. Las calles del centro se anegaron, parecían ríos por el caudal, los niños jugaban a la piscina en las calles rebalsando de agua de la lluvia, embotellamiento vehicular, y mucha preocupación en las casas por el ingreso de las aguas.

En las zonas periféricas de Yacuiba, donde viven las personas más pobres, el agua inundó sus casas precarias, los que sufrieron fueron los más vulnerables, los más pobres, los más desafortunados, porque su Gobierno Municipal de Yacuiba no hizo absolutamente nada para canalizar las aguas de lluvia.

Por los medios de comunicación, toda la mañana se escucharon muchos llantos de madres, de niños, padres impotentes que fueron víctimas de la lluvia, como también de la negligencia, abandono y apatía e sus autoridades, porque están ocupándose en hacerse ricos.

El Municipio de Yacuiba recibe cada año más de 500 millones de Bolivianos de presupuesto. Antes del alcalde actual, los burgomaestres reventaban cohetes cuando llegaban a 30 millones de Bolivianos. Ahora, por el boom del gas, recibimos más de 500 millones de Bolivianos.

No existen gestiones para resolver los problemas mas grandes y urgentes de Yacuiba como la canalización de la serranía del Aguarague, drenajes pluviales en las calles, seguridad ciudadana, mantenimiento de las calles, salud, educación, empleo, desarrollo productivo, energía eléctrica, agua, etc. Lo que si existen, son nuevos ricos, y ricos muy poderosos que de la noche a la mañana en puestos políticos y públicos se convirtieron en millonarios con un salario de 10.000 Bs. Estos nuevos ricos justamente aparecieron como hongos justamente cuando aparecieron las regalías. Demagogos y populistas. El 45% no ha beneficiado al pueblo, sino un grupúsculo políticos que le no pierden un segundo en sacarle ventaja a la gran cantidad de recursos que percibe la región.

Cuando hablo/escribo de corrupción, muchos se ponen nerviosos y neuróticos. Mucho más cuando digo que se debería aplicar la ley Marcelo Quiroga Santa Cruz investigando las fabulosas fortunas que en poco tiempo acumularon un grupo de políticos inescrupulosos de Yacuiba. Inmediatamente se ponen a la defensiva y atacan. Cada vez que hago énfasis en ello, Willman Cardozo sale al paso inmediatamente furioso, acusándome de desprestigiar al Chaco, e incluso induce que mis denuncias podrían hacer que el Gobierno nos quite el 45%. Es que les ha gustado la mamadera, y no se imaginan sin ella. Cree que el pueblo se chupa el dedo.

Siempre les dije a los miembros de la mafia política yacuibeña, que no deberían ponerse nerviosos, a la defensiva o susceptibles si es que su fortuna en licita y bien habida. Tienen la obligación de transparentar sus cuentas y bienes, y sobre todo justificar. Hay la posibilidad remota que con un sueldo de 10.000 Bs. hayan hecho semejante fortuna.

En Yacuiba se ha conformado una maligna mafia política muy bien organizada en la que todos los miembros del grupúsculo aprovechan de las regalías impunemente. A ellos no les importa la pobreza en la que está sumergida la gran mayoría del pueblo. Lo que les importa es su interés personal. La gran mayoría de ellos ha hecho grandes inversiones fuera del Chaco, en otras ciudades y en otros países. Hasta en eso son desleales.

Yacuiba se ha inundado en 8 minutos de lluvia por la falta de prevención pluvial. Yacuiba sigue siendo un pueblo que se ha estacionado en el pasado en su desarrollo a pesar que desde el 2003 recibe ingentes cantidades de recursos económicos de las regalías. Yacuiba tuvo la mala suerte de haber elegido como autoridades a verdaderos pillos que no tienen ningún cariño, amor por su pueblo. El único objetivo es sacarle la mayor ventaja personal.



Sé el primero en comentar en «Yacuiba se inunda»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: