El caso de las regalías compartidas

Al parecer hay una sola persona que se preocupa del destino de más de 200 millones de bolivianos que serán destinados al departamento de Chuquisaca y salen de las arcas de los tarijeños, desde luego pues se tratan de recursos de Regalías que otorga el Estado Plurinacional al departamento productor por la salida en boca de Pozo, según reza la Constitución Política del Estado.

Nos referimos al Ejecutivo Seccional de la provincia Cercado Alfonso Lema, que con rotafolios, papeles en mano, pancartas, reuniones, panfletos y presencia permanente en los medios de comunicación escritos, radiales, televisivos y escritos, se “desvive” por hacer entender la cantidad de dinero que se perderá de las arcas de los tarijeños, por el destino que tienen las regalías “compartidas” desde el mes de Agosto y que deben pagarse desde el primero de septiembre, al departamento de Chuquisaca.

El estudio de la Gaffney and Cline señala que se compartirá el 24,9% del total de ingresos por la venta de gas del mega campo Margarita, con el departamento de Chuquisaca, lo que según Lema alcanza a cerca de…… y de acuerdo a sus cálculos llegan más allá del 35%. Lo cierto en todo este caso es que recursos que podían ser usados en el desarrollo armónico y sostenible del departamento, ahora tendrán otro destino, Chuquisaca, parecería que no da para lamentarse exageradamente, pero quiero recordar algunas posturas, el departamento más pequeño del país, recibe ingentes cantidades de recursos y  no los sabe gastar, como un niño “malcriado”, tiene la plata en el bolsillo y solamente se dedica a comprar bagatelas, espejitos y golosinas para poder usar algo del dinero que tiene en la bolsa.

La mayor cantidad de los tarijeños se quejan de que nunca vieron parte de las regalías  en su bolsillo, solamente vieron pasar la cantidad de millones y millones de dólares por sus narices, muchos de ellos en el rubro de los trabajadores de prensa, por ejemplo uno de ellos se queja de estar trabajando en el gremio por más de 25 años y hasta la fecha no ha podido acceder a un lote y mucho menos a una vivienda, el único vehículo con el que cuenta es una bicicleta comprada en una inmobiliaria, que seguramente es robada, por que como testimonio de la compra solo queda un recibo cualquiera; y el, la cuida como si fuera un HUMMER 2005.

Cosas como esa son las que llaman la atención y promueven a escribir sobre la cantidad de recursos que se perderán y dejaran de ser un instrumento de ganancias… para los circunstancialmente en el poder, para los que trabajamos duramente para tener algo que compartir con su familia, la disminución de las regalías no hará mella en la económica familiar.

Desde el 1 de Septiembre, las regalías por la venta de hidrocarburos del megacampo Margarita del departamento de Tarija, serán compartidas con Chuquisaca.



Sé el primero en comentar en «El caso de las regalías compartidas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: