En defensa de las regalías

Por: Roberto Márquez

El régimen gubernamental del MAS, en vista del próximo censo nacional de
población y vivienda 2012, considera que ha llegado el momento propicio
para jugar con los destinos del país aprovechando el poder que ostenta y
haber encontrado el terreno idóneo para ejecutar su voluntad política de
liquidación de las regalías hidrocarburiferas e IDH. Para el logro de ese
objetivo no escatima esfuerzo alguno para manipular la opinión del pueblo
boliviano en sentido de que, ‘una redistribución en términos de población’
de esos recursos que corresponden a los departamentos productores, debe
ejecutarse, tras el resultado del referido censo; es a todas luces una
mañosa treta del gobierno dirigido a asegurar votantes de cara a las
elecciones presidenciales.
Son bastante conocidas las intenciones del actual Presidente Evo Morales y
del masismo, buscar por todos los medios perpetuarse en el poder y utilizar
el aparato del Estado para concretar sus afanes redistributivos de las
rentas que generan las riquezas hidrocarburiferas o mineras, para concretar
sus objetivos a todas luces mezquinos y anticonstitucionales.
Los hombres del gobierno con todo el poder que han concentrado en torno a
su gestión, creen que llegó el momento de ejecutar su plan contra los
departamentos productores de riquezas. Es muy clara esta afirmación toda
vez que el operador político convertido en Ministro de Hacienda Luis Arce
Catacora, considera oportuno reformar la Constitución y las Leyes,
incorporando ‘nuevos factores de distribución’, de las regalías en función
de población. Una expresión prepotente, abusiva y despreciativa propia de
un gobierno fascista y totalitario.
No acaban de entender que, ningún pretexto político, ni los resultados del
próximo censo 2012, estarán por encima de la CPE, que ellos mismos
aprobaron, que en su Artículo 368 reza claramente: “Los departamentos
productores de hidrocarburos percibirán una regalía del once por ciento de
su producción departamental fiscalizada de hidrocarburos. De igual forma,
los departamentos no productores de hidrocarburos y el Tesoro General del
Estado obtendrán una participación en los porcentajes, que serán fijados
mediante una ley especial”. Esa Ley es la N*º* 3058
Véase que la propia CPE, ni la Ley de Hidrocarburos  contemplan el
“criterio de distribución por población”, ni otras variables como la
pobreza, necesidades básicas, etc., como pretexta el gobierno.
También la Ley de Hidrocarburos 3058 vigente es muy clara al respecto,
cuando define con nitidez los criterios expresados en su Artículo
52*º*(Regalías y Participaciones e Impuestos) indica que: Una Regalía
Departamental, equivalente al once por ciento (11%) de la *Producción
Departamental Fiscalizada de Hidrocarburos*, en beneficio del Departamento
donde se origina la producción. Mientras que: Una Regalía Nacional
Compensatoria es del uno por ciento (1%) de la Producción Nacional
Fiscalizada de los Hidrocarburos, pagadera a los Departamentos de Beni
(2/3) y Pando (1/3), de conformidad a lo dispuesto en la Ley Nº 981, de 7
de marzo de 1988. Que además contempla: Una participación del seis por
ciento (6%) de la Producción Nacional Fiscalizada en favor del Tesoro
General de la Nación (TGN).
Es menester recordar a este régimen que se autocalifica de correcto,  fue y
es el principal enemigo del Impuesto Directo a los Hidrocarburos – IDH, que
gracias a la Ley Hormando Vaca Diez se aplica en todo el territorio
nacional, a la producción de hidrocarburos en ’boca de pozo’, y tiene la
virtud de ser equiparable a una regalía hidrocarburiferas que se mide y paga
como las regalías.
Acudiendo a las memorias del Dr. Oscar Zamora ex Senador de la República de
Bolivia y Presidente del Frente Revolucionario de Izquierda, las regalías
departamentales contienen un principio histórico conquistado,  inalienable
e inviolable que el gobierno de turno del Estado boliviano tiene que
respetar, por el saqueo y la explotación de las riquezas naturales
extraídas de las entrañas de  cada departamento productor, donde nada
tienen que ver otras variable como la poblacional. Esta figura no es otra
cosa que una manifiesta traición a los intereses Tarija,  a los intereses
del país que no será aceptada jamás, por tratarse de un asunto histórico
vital para el futuro de nuestro pueblo, de la democracia y nuestra ansiada
autonomía departamental.
Según Motete: “… ellos, los del gobierno actual son  enemigos de las
regalías e impuestos hidrocarburíferos que con pleno derecho perciben los
departamentos productores”. “Estamos en puertas de una clara violación al
principio fundamental de preeminencia, prerrogativa y excepción particular
y privativa que en virtud de la suprema potestad que los departamentos
productores lograron su consagración y reconocimiento”. Lo que el gobierno
está intentando ejecutar esa política de despojo a  *Tarija del  15%,
conquistado en luchas denodadas, con mucho sacrificio: 4% de ingresos por
el IDH,  el 11% de las regalías hidrocarburíferas.*
Tarija debe mantener una postura invariable, clara y firme en defensa de
sus recursos naturales; de sus intereses históricos ante la  funesta
pretensión del gobierno de imponer medidas con la excusa de un censo
hábilmente preparado y a todas luces de mala fe con Tarija y los demás
departamentos productores de riquezas del país.



Sé el primero en comentar en «En defensa de las regalías»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: