Evo empieza una enérgica campaña electoral

El Primer Mandatario de Bolivia, Juan Evo Morales Ayma ha empezado una abierta campaña electoral, haciendo lo que hace 500 años hicieron los colonizadores españoles, al llegar a tierras indígenas regalar espejos, medallas y otras baratijas conforme hoy lo hace el sistema del proceso de cambio con los Indígenas del Tipnis y otros incautos como los choferes de Bolivia que firmaron un convenio para renovar sus herramientas de trabajo.

En el Tipnis, Evo entrega más regalos a días de la consulta y masistas amenazan a los indígenas, con una mano entregando y con la otra con el mazo dando, dice un refrán. Pero lo más notable en este proceso es que la campaña por la consulta en el Tipnis está siendo manipulada por los funcionarios de gobierno de manera abierta y sin bajar la cabeza.

A tal punto que el Ministro de la Presidencia Juan Ramón de la Quintana, tuvo que jugar futbol en un campeonato en el Tipnis, evento que fue organizado con entrega de camisetas, cortos, medias y en algunos casos hasta zapatos de futbol, además de docenas de pelotas de futbol. Muy interesante actividad para un ministro de la Presidencia que debe atender requerimientos del área.

En el caso de los choferes de La Paz que firmaron un convenio con el gobierno de Evo Morales, se entiende que haya un afán electoral de parte del Gobierno. Está bien, puede ser hasta lícito, pero no se pueden invertir 300 millones de dólares con afanes electorales.

Se tiene que invertir para solucionar el problema del transporte en la ciudad, no para solucionar el problema de los transportistas, no significa una solución para las ciudades, porque no sólo tiene que ver con la renovación, tiene que ver con la calidad de servicio, con el trato a los usuarios. Las nuevas unidades no significan que se van a eliminar los trameajes o que se van a eliminar los cobros indiscriminados respecto a la tarifa del transporte público.

El lunes pasado, los choferes sindicalizados y el presidente Evo Morales sellaron un pacto que permitirá renovar el parque automotor de servicio público inicialmente en la ciudad de La Paz, mediante un crédito de 100 millones de dólares con el que se pretende comprar 2.000 buses, cada uno con capacidad de 30 a 45 pasajeros sentados. Este acuerdo debe calificarse como una burda tramoya electoral.

Así, en esta forma se está llevando a cabo una suerte de campaña preelectoral demasiado anticipada por parte del gobierno de Evo Morales. En este sentido lo único que puede llamarnos la atención es la burda posición asumida por Ejecutivo y su Gabinete en hacer campaña, jugando futbol, futsal y seguramente en algún momento tendrán que vestirse con cancán rosado, para acatar las órdenes de mantener alto la figura del primer mandatario.

Todavía no es tiempo de campañas, pero el gobierno parece no comprender aquello y mantener su absurdo orgullo, que se ha deteriorado con las permanentes denuncias de corrupción que salpican toda la gestión de Evo Morales.



Sé el primero en comentar en «Evo empieza una enérgica campaña electoral»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: