Denuncian que “transporte solidario” de personas es caldo de cultivo para propagar la pandemia

Después que el gobierno de Jeanine Añez, lanzara la posibilidad de transportarse, en una primera instancia en buses a sus lugares de origen, para luego habilitar también los vuelos solidarios, muchas personas se preguntaron, ¿será éstos una ayuda para que la gente puede llegar sin enfermarse a su lugares de residencia o acaso un caldo de cultivo de coronavirus?.

L.V. iniciales de una de las personas que se hizo anotar, para ser llevada en bus hasta su departamento de origen, en este caso Tarija, nos explicó que en primera instancia, tuvo que peregrinar en un centro médico en la ciudad de La Paz, para que le den el certificado médico que le posibilita el viaje a la ciudad de Tarija.

Para luego ser llamada por la encargada de los viajes por tierra, para decirle que tenía media hora, para llegar hasta el punto de encuentro del bus, o perdería la oportunidad de poder regresar a su lugar de origen.

Cuando por fin estuvo en el bus, el chofer le dijo que el boleto cuesta dosciento sesenta, pero por quejad de la gente, solo les cobraron doscientos treinta, para luego partir del lugar y par a cada rato para recoger más gente, que iba hacia Tarija, llegando a colocarlos dentro de la movilidad, uno a lado del otro, sin respetar la distancia mínima que se indicó por los medios de comunicación, para no contagiarse de coronavirus.

Por lo que una vez que estuvieron en carretera, el chofer del bus que los estaba llevando a Tarija, paró varias veces en el camino, para alzar más personas que iban tanto a Tarija, como a Potosí.

Con lo que cuando faltaban cuatro horas, para su arribo a la ciudad de Potosí, el bus iba sumamente cargado a tal punto que, llevada gente hasta en el maletero, ya que no les dejaron llevar a los ocupantes de la movilidad más que un bolsón pequeño, el cual iba en las faldas de las personas.

Ya al llegar a la tranca de Pajchani, los encargados de este control se sorprendieron, por no tener conocimiento de la llegada de ningún bus, teniendo que revisarlos uno por uno, los encargados de salud del lugar.

Una vez concluido este control, llegaron a la terminal de buses, donde bajaron las personas y tuvieron que dirigirse a sus domicilios caminando, ya que no había una movilidad de alguna institución que los pueda llevar, con lo cual se concluyó la travesía de más de veintitrés horas de viaje en este bus.

Mientras que M.L. joven que por temor a las repercusiones por parte de alguna persona, no quiso dar su nombre, explicó que realizaron la misma travesía que la anterior joven, para poder conseguir su certificado médico en la ciudad de La Paz.

Pero al tener tan poco tiempo entre la llamada que le hicieron y el poder arreglar sus cosas y las de su esposa e hija, es que perdió el bus que le llevaría también a la ciudad de Tarija.

Por lo que el pasado jueves, se enteró mediante las noticias, que se habilitaron vuelos solidarios, por lo que caminó por una hora, hasta las oficinas principales del Boa, donde compró boleto para su hija, su esposa y él, para el sábado nueve de mayo, al mismo precio que un vuelo en un día ordinario.

Regresó a la casa de su cuñada, donde se encontró con su esposa e hija y le contó las buenas noticias, poniéndose en ese momento a arreglar sus cosas, para salir al promediar las cinco y media de la mañana, rumbo al aeropuerto de la ciudad de El Alto.

Después de haber podido encontrar un auto con permiso que les llevó hasta el aeropuerto, en el lugar, se encontraron que ya había a las seis y treinta, una fila de más de veinte personas, para este vuelo que era con conexión a Cochabamba y Sucre.

Al promediar las ocho y cuarenta y cinco, después de hacer los controles de temperatura, partió al avión, hasta la ciudad de Cochabamba, pero cumpliendo el metro de distancia entre personas.

Ya en la ciudad de Cochabamba, después de esperar más de media hora, volvieron a embarcar en otro avión que los llevó hasta la ciudad de Tarija llegando con una hora de atraso al plan de vuelo.

Ya en el aeropuerto Oriel Leaplaza, una vez que recogieron sus maletas, hicieron una fila, para los controles por parte del Sedes.

Espera que duró una hora, para que el personal de esta institución, le haga firmar un compromiso de que si tienen fiebre, irán a un centro médico a hacerse atender.

Para luego caminar por una hora, hasta su casa, ya que vehículos no habían circulado por la zona, debido a los controles fuertes de la policía y los militares, con lo cual concluyó su travesía de esta familia.

Sé el primero en comentar en «Denuncian que “transporte solidario” de personas es caldo de cultivo para propagar la pandemia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: