La Nueva Educación

Ayer, en todo el país, comenzaron las actividades escolares, actos protocolares llenos de discursos políticos que los niños y adolescentes no comprenden fueron ofrecidos a lo largo de nuestro territorio y en cada una de las escuelas, pero el principal y que mayor atención concentró en el país, por su puesto, fue el que diera el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, don Juan Evo Morales Ayma.

Morales, de acuerdo a la página web del Gobierno (www.abi.bo), lanzó un llamado a los estudiantes a reflexionar sobre la responsabilidad que tienen con sus padres, con los profesores y con el país entero; algo que realmente se debe destacar, es bueno que el Jefe de Estado realice este tipo de llamados, como también es positivo que anuncie millonarias inversiones para la educación.

Lo que no es nada destacable es que –recordemos- Evo Morales no aprobó la primaria, dijo estar contento de no haber atravesado por las aulas universitarias y, por sobre todo, no destinar recursos para todas las unidades educativas del país, que no incremente los salarios para los maestros y tampoco atienda las necesidades que cada estudiante posee.

No basta con simplemente repartir un bono anual de 200 bolivianos al finalizar cada gestión o con darles discursos a los escolares que apenas entenderán, exhortarles a estudiar es una cosa, pero distraer su atención el primer día de clases con palabras que apenas entienden y que, para rematar, son apenas bien pronunciadas por un Jefe de Estado que –como acostumbra relatar- no tuvo la oportunidad de cursar por las aulas que forman a las personas académicamente, NO IDEOLÓGICAMENTE.

Además, con la aplicación de la nueva Ley Educativa ‘Elizardo Pérez – Avelino Siñani’, se pretende que la nueva educación sea trilingüe, con lo complicado que ya era una educación bilingüe, ahora los niños deberán ser instruidos en un idioma originario, uno extranjero y el castellano, y para lograr esto, de forma inicial, se necesitará la capacitación de por lo menos 44 mil profesores.

Esa cifra, se supone, fue preparada en los últimos meses, sin embargo, algunos reportes informativos dan cuenta de que apenas fueron preparados unos 20 mil profesores, lo que demostrará que no estamos preparados realmente para aplicar una nueva educación como lo pretende hacer el Gobierno.

Entonces, no vaya a ser que los organismos internacionales encargados de velar por la educación y que se cumplan las Metas del Milenio, como es erradicar el analfabetismo, no den una calificación negativa y nos censuren como le ocurrió a Argentina con el Fondo Monetario Internacional y los recursos que recibe el país para fortalecer la educación se vayan reduciendo y echemos la culpa al modelo neoliberal de nuestro propio retraso.

Por eso, para aplicar nuevas normativas en cualquier área, como la educación, deberá ser necesario que desde la cabeza del Estado se encuentre gente bien preparada y que –por lo menos- haya atravesado las aulas universitarias y tenga los conocimientos mínimos de cómo manejar el futuro de los más de 10 millones de bolivianos que habitamos en esta “chura” tierra que llamamos Bolivia.

Sé el primero en comentar en «La Nueva Educación»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: