El ejercicio del periodismo en el siglo XXI

Con la clara definición de servicio a la sociedad el periodismo es una de las profesiones que revela un absoluto compromiso en la orientación y formación de la opinión pública. Apartado de intereses personales o comerciales el ejercicio del periodismo se constituye hoy en una urgencia social para la construcción de una sociedad renovada.

Más allá de dar a conocer hechos objetivos, el periodista ubica el producto de su trabajo en la conciencia de las personas; esa vocación de transmisión de pensamiento y filosofía, es la base para la transformación de las sociedades.

El periodismo va construyendo realidades originadas del mismo entorno, su involucramiento en aspectos públicos son la base para la generación de hechos noticiosos de interés colectivo; el conocimiento de estos hechos, permite que el ciudadano motive sus intereses en aspectos públicos que inciden o afectan de manera directa en su vida diaria, mantener un conocimiento permanente de los mismos es una tarea simultánea tanto del periodista como del ciudadano.

Comprender esta dinámica nos hace preguntarnos:

¿Cuál es el rol de los periodistas en una democracia?

El rol de los periodistas en la democracia viene ligado a esa permanente lucha por la libertad de expresión que caracteriza a organizaciones que agrupan a periodistas alrededor del mundo principalmente en países latinoamericanos donde se conocen sorprendentes datos de periodistas muertos en los últimos años.

A pesar de las garantías que ofrecen los gobiernos democráticos y la defensa de organizaciones internacionales de periodistas en el mundo comola FederaciónLatinoamericanadela Prensa(FELAP), la libertad de expresión seguirá siendo “un objetivo político”, una forma de dominación que afrenta con un claro genocidio la defensa de la verdad.

El Código de Ética del Periodista Boliviano dice en su párrafo 1 que: “Los periodistas están siempre al servicio de la verdad, de la justicia, del bien común, los derechos humanos, la defensa del patrimonio cultural y del medio ambiente, la democracia y la paz entre los hombres”.

¿Es posible defender una democracia que coarta la libertad de expresión, o ejercer una libertad de expresión cuando los propios medios de comunicación censuran la labor del periodista al servicio de la verdad?

El permitir la continuidad de una sociedad democrática que promueva el respeto a la libertad de expresión en el ejercicio del periodismo y del ciudadano, de manera que no reduzca la participación de este último a la simple generación de opiniones momentáneas, es una tarea decisiva y un desafío para el periodista en sociedades democráticas.

La práctica del periodismo en todas sus disciplinas, es uno de los mecanismos de fortalecimiento y pleno ejercicio de la democracia, entendida esta como una verdadera participación, genuina, y fundamentada en espacios reales que los medios otorguen a la población para marcar agenda, para crear conciencia, formar opinión pública, fiscalizar y actuar de manera activa en los procesos de cambio en este tiempo coyuntural del país.



A %d blogueros les gusta esto: