Escenario Pre Electoral

Lidia M. Campos Miranda

En todo régimen democrático, los diputados y senadores opositores no son enemigos del Gobierno, sino parte institucional y electa de la ciudadanía con las competencias político-administrativas que la legislación les confiere.

La presencia de los denominados opositores en todos los espacios sean, departamentales, municipales y otros, con competencias políticas y administrativas, lejos de promover un escenario de ingobernabilidad, demanda más trabajo político de calidad y de compromiso con la población a la cual representan.

Un político es más que los votos eventuales obtenidos en un proceso electoral, su meta trasciende un horizonte estadista, cuyo fin debería ser lograr un bienestar general para toda la población, dando respuestas a todas las necesidades de los diversos grupos que la integran.

La historia democrática de Bolivia, ha llevado al país a diversos escenarios de intolerancia, violencia e imposición, los cuales fueron parte cotidiana de grupos sociales y otros que actuaron por medio de la presión.

Recordemos que en la última década se ha presentado una crisis generalizada de la relación entre Estado y sociedad a nivel mundial. El problema tiene variadas interpretaciones y diferentes manifestaciones.

La próxima gestión será un año pre-electoral en el cual se harán mucho más visibles actores políticos y sociales, cuyo actuar se prolongará hacia las próximas elecciones, al igual que partidos políticos, y agrupaciones ciudadanas.

Esperemos que este actuar refleje un conocimiento de realidad y de los problemas que aquejan a la población, siendo un espacio de propuestas y de construcción social que permita al ciudadano a su termino, ejercer su derecho al voto con una conciencia clara a cerca de lo que desea y espera de los próximos lideres políticos.

Entonces se destacaran líderes, y representantes, propuestas que son tomadas de la propia realidad y el accionar de los partidos políticos y agrupaciones ciudadanas, con las cuales se intentara obtener los votos de la población.

En este contexto cabe resaltar que el valor del ejercicio democrático en el ámbito de la sociedad, radica en el crecimiento y desarrollo, de la conciencia colectiva. Es decir, la democracia ayuda que el individuo que crezca integralmente, y ejerza sus derechos humanos.

El ejercicio de la política, va unida a una conciencia de que la democracia, es un ejercicio social, que involucra a todos los actores sociales. El ejercicio de la democracia, no puede dejar pasar también el ejercicio de la política, como una actividad inherente a la categoría democrática.



A %d blogueros les gusta esto: