Inclusión desde la formación escolar

Lidia M. Campos Miranda

Aunque las tensiones y desigualdades que caracterizan a nuestra cambiante sociedad se reflejan también en el ambiente escolar, las escuelas tienen a su vez el potencial de desempeñar un papel clave en la lucha contra estas desigualdades y sentar las bases para una sociedad más equitativa e inclusiva.

El reto consiste en garantizar que los sistemas educativos no solo sean eficientes sino que también sean equitativos, e decir que permitan una igualdad de oportunidades para acceder a una educacion de calidad tomando en cuenta las necesidades personales y circunstancias de los educandos.

La presencia de alumnos de diverso origen cultural y lingüístico es una rica fuente de oportunidades de aprendizaje; sin embargo hacer frente con eficacia a la creciente diversidad cultural en las aulas, a menudo requiere de nuevas metodologías de enseñanza y demanda una alta competencia del personal docente.

Promover la equidad en la educación también significa promover la igualdad de género en la escuela; en ella se forman las actitudes y los valores que dan forma a las relaciones de igualdad entre hombres y mujeres así como de igualdad de oportunidades durante toda la vida.

La democracia en las escuelas, el respeto y el entendimiento mutuo son formas efectivas para crear un clima de confianza y prevenir la violencia. Todo esto requiere de la participación de toda la comunidad escolar y una buena cooperación con los padres y la comunidad en general.

La exclusión social es una realidad aun existente para ciertos grupos y ésta limita sus posibilidades de interacción, de accesibilidad a los servicios a los que tienen derecho y, básicamente, limita sus posibilidades de desarrollo.

Entendiendo que la inclusión social resulta primordial para el desarrollo, sería apropiado incluirla como aspecto importante en el proceso natural de desarrollo de los niños y adolescentes.

En este contexto la creación de un marco para el diálogo intercultural y un uso inteligente de tecnologías para la comunicación, pueden contribuir a eliminar la exclusión en sus diversas manifestaciones como la exclusión de género.



A %d blogueros les gusta esto: