Y sigue el circo de la Asamblea Departamental

El solo recuerdo de la llegada de los asambleístas a ocupar su curul, debería recordarles la misión por la que fueron elevados a ese lugar, han transcurrido dos años y un mes exactamente de la entrega de credenciales y posesión de los padres de esta patria chica, más bien jocosamente convertidos en padrastros de esta tierra, con la falta de compromiso con la que tratan las soluciones a las que deberían arribar en consenso generalizado para hacer caminar el departamento en su desarrollos social, político y económico.
De los 30 asambleístas elegidos, tres son los que estaban salvos de esta contaminación de intereses político partidarios, personales e individuales. Los asambleístas indígenas Vicente Ferreira, Antonio Tato y el actual presidente del ente deliberante departamental Justino Zambrana. Pero no paso mucho tiempo para que el cáncer de la mala praxis de la política haga carne de inocentes y crédulos ciudadanos indígenas, que en base a sus usos y costumbres pretendían ser lo más limpio de esta entidad política.
Hoy, todos ellos han recorrido ya, los dulces y amargos caminos de la politiquería, cada uno ha sufrido en carne propia los desencuentros y desgracias de este sistema instituido por los partidos bolivianos y suramericanos en su conjunto, pero también ha saboreado la exquisitez de los triunfos y sus caricias, en todos los ámbitos conocidos, tanto legales como ilegales.
Hoy se continúa con una lucha que no nos lleva a ninguna parte, recuerdo las promesas de cada uno de los asambleístas cuando asumían el cargo, luchar desinteresadamente por Tarija, brindándose sin limitaciones para encontrar el desarrollo armónico y eficaz de esta tierra que a unos los vio nacer y a otros los cobija amorosamente. Qué lejos quedaron aquellas palabras.
Amparo Constitucional, denuncia a quienes usaron las uñas, denuncia ante la OEA, denuncia a quienes rompieron vidrios, a quienes presionaron al personal para que renuncie, o se vaya que es lo mismo. En fin, denuncias y requerimientos fiscales que deben ser respondidos y a los cuales asistir para cumplir con la ley.
De acá en adelante solamente resta esperar a que la justicia haga su papel, cuestionado papel después de la elección democrática de magistrados y designación de jueces, que en algunos casos dirimen su pleitos arrojando las hojas de coca al aire, para encontrar una inspiración cósmica que pueda dar el veredicto a los casos más difíciles de resolver.
Esta justicia es la que dirimirá el conflicto, por demás importante para Tarija. La población estará expectante  a las conclusiones que puedan darse al Amparo Constitucional y las otras denuncias sentadas en el ámbito judicial, lo que nos permitirá como a ciudadanos de a pie confirmar o desechar nuestras apreciaciones con relación al poder judicial.
Muchas acciones se suman o ligan a los acontecimientos de la Asamblea Legislativa Departamental, las que correrán el velo de otras tantas que ocurren al interior del hemiciclo parlamentario. Voto nominal, es la primera solicitud de la población mostrada en su voluntad. Entrega verdadera por Tarija para encaminar su desarrollo integral la segunda.
“La ciencia política está al servicio de las restantes ciencias sociales porque depende de sus conceptos, métodos y análisis. Los precursores de la ciencia política se ocupaban de la forma de alcanzar y mantener objetivos ideales. Cuestiones como cuál es la mejor forma de gobierno son consideradas en la actualidad completamente fuera del ámbito de la disciplina. Ésta se ocupa, en cambio, de lo que es en vez de lo que debería ser”.



Sé el primero en comentar en «Y sigue el circo de la Asamblea Departamental»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: