Las banderas y el civismo

Llega un aniversario más de la Fundación de “La Capital de la Sonrisa”, “Tarija La Linda”, o para otros todavía “San Bernardo de Tarixa”. Son 438 años desde un 4 de julio de 1574, en los que ésta capital ha regocijado cada fecha que pasaba anualmente. Hoy, lo hace de la misma manera, con un programa importante en el desarrollo de las actividades a cumplir entre el 1 al 20 de julio, con actos cívicos, culturales y de hermanamiento.

De todos los números registrados en la programación, recupero el instructivo del sábado 3 de julio que dice: Hrs. 8:00 am Embanderamiento general de  Instituciones Públicas, Privadas y domicilios particulares.  El año pasado tuvieron las mismas características en las decisiones sobre el Embanderamiento de la ciudad, pero un solo recorrido por la ciudad el año pasado, bastó para darme cuenta que la disposición (respaldada por Ordenanza Municipal) no se cumple como debería ser, a conciencia de hijo de esta tierra, sea nacido o adoptado por este valle.

La plaza Luis de Fuentes y Vargas, donde el capitán andaluz instaló su plaza de armas después de fundar Tarixa a la orilla de ese entonces caudaloso y límpido río, al que dio el nombre de Guadalquivir, como el que dejó en su lejana tierra para incursionar en el nuevo mundo. Fue uno de los lugares mejor engalanados con banderas tarijeñas y las casas del casco viejo desde luego. Pero mi recorrido de periodista me dio la ocasión de observar la falta de cumplimiento al instructivo (según el programa, voluntario; pero según la ordenanza, obligatorio).

Saliendo del centro y al llegar a la avenida Domingo Paz las banderas desaparecieron del horizonte visual. La figura capturó mi atención, por lo que me decidí (a pesar de mi cojera transitoria) a caminar parte del recorrido hasta mi casa, hasta donde llegue la pierna, y así lo hice. Una sola bandera en 4 cuadras de la calle Narciso Campero, ninguna en 6 cuadras de la calle Corrado, calle Cochabamba hasta perder la vista por el sur y el norte ni una sola bandera (acá tuve que tomar un taxi por el dolor), ordene recorrido lento para observar y contar las banderas en cumplimiento de la ordenanza, ni una sola, inclusive pasando por el barrio 4 de julio que estaba de aniversario. Me pregunto ¿Dónde están los tarijeños que dicen amar a su tierra?

Me dirán que colocar una bandera no es civismo ni amor, pero por donde pensamos empezar a amar a esta tierra que esta de aniversario? La bandera es un símbolo cívico que identifica al departamento en este caso, pero creo que a nadie le importa sino mas bien el feriado, de un tiempo a esta parte.

CONCEPTO

El concepto señala que Bandera, es un fragmento de tela, por lo general rectangular, que varía en tamaño, color y diseño, y que está destinado a servir de elemento de señalización. Las banderas, a veces llamadas estandartes, insignias, pendones o gallardetes, se suelen colocar sujetándolas por un lado a un asta, mástil o cuerda. El tipo de bandera más conocido es el que se utiliza como elemento de identificación, por ejemplo la nacional de un país o las que distinguen departamentos gubernamentales, funcionarios públicos, agencias y otros servicios. También sirven para reconocer unidades militares, tipos y clubes de barcos, y otras clases de organismos e instituciones.

Desde tiempos ancestrales las banderas se han utilizado como símbolos tribales, nacionales y de identidad militar. Las escrituras, pinturas y escritos que han llegado hasta nuestros días de las primeras civilizaciones egipcias, sirias, persas y hebreas, dan testimonio del uso de banderas entre esos pueblos. Las banderas se mencionan con frecuencia en la Biblia, donde puedes leer: “Las gentes de Israel deben acampar cada una al lado de su propio estandarte con la insignia de la casa de sus padres”. Otros pueblos de la antigüedad también emplearon banderas, especialmente los griegos, romanos y chinos. Los primeros habitantes del continente americano utilizaron estandartes rudimentarios como astas con plumas.

Las primeras banderas europeas de la edad media poseían un carácter básicamente religioso. Surgieron muchos estandartes con insignias heráldicas y genealógicas debido a que la nobleza se convirtió en una clase hereditaria numerosa y distinguida. El tipo dominante de bandera, al irse formando los estados nacionales y desaparecer el feudalismo, fue la del país.

CONCIENCIA

¿Podrá toda esta definición inculcar algo de conciencia cívica que nace por estos pequeños actos?, somos un departamento autonómico y tenemos una bandera que nos identifica, Rojo y Blanco, camiseta que todos los políticos señalaron se pondrían una vez pasadas las elecciones. Pero qué lejos están de ponérsela, si no pueden poner ni siquiera su bandera en el mástil de su casa, en una caña o tan sólo en la ventana. Pero no pasa nada de esto.

Claro que hay algunos que exageraron en la colocación de banderas, como un ejemplo que vi en casa de un concejal del Movimiento Al Socialismo, tres mástiles daban lugar a izar la bandera tricolor boliviana, seguía la rojo y blanco tarijeña y finalmente la multicolor Wiphala. Seguramente que si de ponerse la camiseta se trataba, este, quiso asegurarse el partido, por lo que se puso la camiseta de los dos equipos incluida la del árbitro mas, “para no errarla”, en lenguaje Chapaco.

Y la Policía Urbana como la Policía Departamental brilló por su falta de compromiso, para hacer cumplir las disposiciones legales en vigencia. Vuelvo al recuerdo de don Julio Loza (don Julicho) en Tupiza, Oficial Mayor de Cultura, Técnico, Intendente, Gerente del Matadero y Comandante de la Policía Urbana del pueblito hace más de 45 años. Lo recuerdo con el máuser en bandolera, uniforme azul con charreteras doradas y algunas estrellas, correaje de cuero brillante donde colgaba una pistola Schmidt and Weston, botas de cuero de equitación hasta las rodillas y espuelas con estrellas de 9 puntas.

Recorría las calles de mi pequeño pueblo en ocasión del aniversario de fundación tocando las puertas para que colocaran la bandera azulgrana en el mástil de madera en la fachada de la casa. No era necesario que se esfuerce mucho, pues la población lo hacía de conciencia pura y a rebeldes les permitía colocarla en el acto, o en el plazo de media hora, caso contrario debían pagar una multa o someterse a dos días de arresto, barriendo la plaza central cada mañana y por la tarde.

Posiblemente unos 100 de esos gendarmes podrían hacer algo por esta falta de civismo en la ciudad. Tal vez las poblaciones más pequeñas como capitales de provincia o poblaciones rurales son las que mantienen este espíritu de amor por la Patria que se refleja en grandes ciudades de países vecinos como en la argentina donde la Policía Federal otorga gran importancia al respeto de sus símbolos patrios, lo mismo que pasa en Chile, Perú y Brasil. La bandera tarijeña debe mantener un lugar privilegiado en la conciencia cívica de los vecinos de ésta tierra, (nacidos y adoptados, además de visitantes y residentes ocasionales), todos deben el respeto necesario al Himno y a la Enseña Departamental, al considerar que somos un Departamento Autónomo



Sé el primero en comentar en «Las banderas y el civismo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: