El Museo Franciscano guarda valiosas reliquias históricas del medio

El museo “Fray Francisco Miguel Mari” más conocido como el “El Museo Franciscano” es visitado cada día por varios turistas en horas de la tarde o en horas de la mañana, según las reservas que se puedan coordinar, es uno de los más completos que tiene Tarija y que resguarda en su interior la historia del pueblo tarijeño con esencia religiosa.

Tal vez es uno de los museos menos conocidos por la población tarijeña, pero en su interior se resguarda piezas de gran valor histórico y cultural, entre las paredes se puede respirar parte de la historia colonial.

La historia de Tarija podemos conocerla gracias a los documentos del archivo franciscano, que han permitido reconstruir el sistema de vida de la orden religiosa que estuvo muy ligada a la historia de esta región.

Entre lo más invaluable dentro de las posesiones del museo, destacan los manuscritos que datan del tiempo de la colonia cuando la orden de franciscanos llegó a la región en el año 1606. Se trata de documentos que dan cuenta de siglos de historia no sólo de Tarija sino de otros departamentos de Bolivia, cuya documentación fue trasladada a Tarija..

El administrador del Centro eclesiástico de Documentación, Diego Oliva, comentó que desde 1606 se vienen resguardando y recolectando piezas de artes, libros, artefactos, ropa de los curas entre otros que se resguardan en el interior del museo.

“Por años los padres se dedicaron a preservar estas piezas artísticas y de historia con la idea de formar un museo. El 2006 cuando la orden de los Franciscanos cumple 400 años en Tarija, es que se inaugura el Centro Eclesiástico Documental y se adatan todos los ambientes para que estén conectados la biblioteca, el centro de investigaciones y parte del museo”, indicó.

Caminando entre los miles de libros de más de cuatro siglos de antigüedad se logra  imaginar la vida del convento y la intensa labor espiritual e intelectual.

La biblioteca antigua está compuesta por al menos 11 mil volúmenes, libros que datan de 1500 en adelante. La biblioteca moderna tiene aproximadamente 10 mil volúmenes; la biblioteca universitaria 17 mil volúmenes y el archivo más de 30 mil páginas.

Oliva mencionó que en la planta baja se cuenta con la parte arqueológica boliviana que es bastante completa, asimismo, al otro extremo se encuentra la parte de los muebles, objetos y ropa de los padres que iniciaron el convento en los años de 1606.

Además, en la parte de arriba se cuenta con una pinacoteca religiosa donde se encuentra piezas de arte de un gran precio histórico y económico que en su totalidad son 60 cuadros coloniales, también, hay elementos litúrgicos antiguos.

Explicó que el recorrido termina en la biblioteca. “Los documentos pueden dividirse en escrituras, administración económica, régimen interno del Colegio, misiones entre infieles (reducciones), misiones entre fieles, manuscritos e impresos misioneros, también hay datos particulares, libros de inventarios, libros de misas”, señaló.

Una gran parte de los libros que se conservan en el archivo fueron llevados a Tarija por los franciscanos, que los transportaron a lomo de burro, cultivando la ciencia y la teología.

Pero, otro de los datos importantes de esta biblioteca es que todos los libros fueron transcritos en digital y se les puede encontrar en la página digital de la iglesia Franciscana de Tarija, pero, también, algunos en físico se encuentran a la venta según si son completos o resumidos.

Siguiendo con el recorrido, se pueden observar los acabados de estos libros cocidos y forrados en cuero, cuyo tamaño oscila entre los 8 y 20 centímetros. Se trata de valiosos documentos que sobrevivieron décadas y siglos celosamente guardados.

El entrevistado señaló que todas las visitas se realizan de manera guiada para que el visitante sepa a qué época pertenecen las piezas históricas por las tardes de tres a siete de lunes a viernes un recorrido que dura unos 45 minutos, pero, si se quiere realizar una visita en horas dela mañana, se tiene que hacer una reserva con un día de anticipación. “La afluencia de visitas no es muy alta de lunes a viernes, tenemos unos 1.500 visitantes al año”, indicó.

Señaló que este museo es uno de los principales y más grande de la ciudad de Tarija, esto gracias al trabajo que realizaron los franciscanos desde 1606, por ello, que es uno de los más completos en la historia del departamento.

el Andaluz/Edición Impresa

Sé el primero en comentar en «El Museo Franciscano guarda valiosas reliquias históricas del medio»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: