La mitad de los talleres metalúrgicos tuvieron que cerrar en 2018

El 2018 fue un año negativo para los talleres metalúrgicos de Tarija porque 20 de ellos cerraron ante la crisis económica y la falta de empleo. La situación del sector no es de las mejores y es probable que empeore en la nueva gestión.

“Lastimosamente, hay que decir la verdad, ha sido bastante negativo, casi el 50% de los socios han cerrado sus talleres porque lamentablemente no hay generación de trabajo en Tarija”, declaró el dirigente de la Asociación de Metalurgistas, Juan Carlos Castillo.

Esta asociación tenía unos 130 socios, actualmente solo hay 20 socios activos que buscan alternativas de subsistencia como rubro, ya que ni la otorgación de créditos por la gobernación, a diferentes sectores, es una alternativa.

Este crédito, en el caso de los metalurgistas, apenas llega a un monto total de 20 mil bolivianos, que no cubre un proyecto de ampliación o de mayor inversión, no permite cubrir la adquisición de uno o dos equipos modernos para mejorar un taller. En comparación al equipamiento de talleres similares en La Paz, Santa Cruz o Cochabamba, Tarija está rezagada, “lamentablemente no hay mercado laboral para el sector, todo se ha cerrado, muchos trabajan en familia, solamente”, reveló.

Consultado si la gobernación y la alcaldía de Cercado les está contratando, Castillo Landivar respondió que en el caso del municipio el 99% del mobiliario escolar que precisaba lo realizó una empresa de Santa Cruz. “Creo que eso es malo, en precio estamos bien, solo que hay algunas exigencias que aparecieron como en la cuestión de la madera que los metalurgistas tarijeños no podemos cumplir, por lo tanto quedamos al margen de coparticipar en proyectos como el citado”, manifestó.

“Son empresas que vienen y copan porque tienen poder económico bastante alto, entonces es de que en Tarija tenemos que pechar, pero ellos ganan, no en precio, sino en tiempo de entrega, como tienen tecnología, pueden acortar sus tiempos”, explicó.

Los metalurgistas están trabajando en pequeñas obras, para la universidad, algunos otros colegios particulares, “pero es mínimo, no en la cantidad que ofrecen instituciones como el municipio”, reconoció el directivo del sector.

Los metalurgistas que quedaron están pensando hacer cuatro consorcios para tener más posibilidades de competir frente a empresas del interior que tienen una mejor tecnología, en los procesos de licitación de las entidades del Estado.

Fernando Barral Zegarra

Sé el primero en comentar en «La mitad de los talleres metalúrgicos tuvieron que cerrar en 2018»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: