Denuncian que sub central paralela de Tariquía firma convenio con autoridades masistas

El 13 de octubre de este año se realizó la posesión de la directiva de la nueva Subcentral Campesina Río Tarija, que es una entidad paralela a la Subcentral Campesina de Tariquía, según denunció el secretario de Recursos Naturales de la subcentral de Tariquía, Francisco Romero.

“La Federación de Campesinos a través de su dirigencia, han venido insistiendo hace mucho tiempo para crear una subcentral paralela en Tariquía, donde a través de las autoridades de Padcaya, de la Gobernación, el Municipio, asambleístas departamentales han venido insistiendo en dividir, y en realidad han logrado dividir a las comunidades”, explicó.

Para Romero el objetivo de la creación de una subcentral paralela es avalar los proyectos petrolero en la Reserva de Flora y Fauna de Tariquía, que es un tema al que los comunarios que conforman la subcentral campesina de Tariquía se han opuesto con mucha vehemencia, para proteger el lugar donde viven de los efectos que trae la actividad hidrocarburífera en los lugares donde se realiza.

Lo más lamentable, según indica Romero, es que esta nueva subcentral desconoce la autoridad de la máxima dirigente de la Subcentral Campesina de Tariquía Paola Gareca, y en ese sentido, las autoridades, como el alcalde de Padcaya quien está firmando convenios con esta nueva directiva.

Origen de la nueva subcentral

Romero enfatizó que no podían darle legalidad a una nueva organización puesto que la Subcentral de Tariquía estaba y está legalmente establecida, amparada en el Estatuto Orgánico y Reglamento Interno de la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija (FSUTCC).

El dirigente recordó que inicialmente crearon un Comité de Desarrollo, sin embargo, al ver que no tenía validez estatutaria, ni personería jurídica le cambiaron el nombre por Subcentral de Tariquía Río Tarija y cuatro comunidades se retiraron de la Subcentral Campesina de Tariquía para pasar a formar parte de esta nueva entidad. “De ahí se retiran 4 comunidades Cambarí, Chillahuatas, Acheralito y Volcán Blanco, luego logran dividir la comunidad de Motoví y parte de esta comunidad pasa a apoyar esta nueva subcentral. Logran dividir una comunidad, un sindicato, de una subcentral sacan dos subcentrales y de un sindicato sacan dos sindicatos”, agregó.

Según lo establecido en el artículo 25 del Estatuto Orgánico de la FSUTCC: “Las subcentrales nuevas deben organizarse como mínimo con 5 sindicatos comunales con carácter obligatorio, no está permitido que las actuales ya constituidas se dividan o fragmenten, estas representan la continuidad territorial de los sindicatos representando los intereses y reivindicaciones de los mismos”

En esa línea, según lo establecido en el Estatuto Orgánico de la FSUTCC es ilegal y está prohibida la creación de organizaciones paralelas o que dividan organizaciones ya existentes. “Lo que ha hecho el señor Paulino Cari para dividir es leer el primer renglón de este artículo donde señala que las subcentrales nuevas deben organizarse con al menos 5 comunidades nuevas”, explicó Romero.

El dirigente señala que la creación de esta subcentral paralela va en contra de varios artículos del Estatuto, como del Reglamento de la FSUTCC. Por ejemplo, va en contra del artículo 4 , numeral 9, que señala que la dirigencia “debe luchar por el respeto y los derechos de la Madre Tierra, así como defender los recursos naturales y áreas protegidas del pueblo campesino”. “¿Cuándo han luchado por la madre Tierra, cuándo han defendido las áreas protegidas? Nunca, lo que ellos quieren es plata para el bolsillo, que se saque gas, petróleo, que haya plata sin importar que tengan que destruir un pueblo, que tengan que destruir la naturaleza. El estatuto para ellos está por debajo de su zapato, no vale para ellos”, lamentó.

Asimismo, afirmó que el Estatuto de la FSUTCC es de cumplimiento obligatorio.

Distribución de las comunidades

La subcentral campesina de Tariquía estaba conformada por 10 comunidades de las cuales 5 comunidades y parte de la comunidad de Motoví conforman ahora la Subcentral Campesina de Tariquía y 4 comunidades y parte de la comunidad de Motoví conforman la nueva subcentral paralela. “En la Subcentral Tariquía estamos 5 comunidades completas que son Acherales, San José, Puesto Rueda, Pampa Grande, San Pedro y parte de Motoví. Pero Motoví ha continuado con su sindicato afiliándose a la federación, a la subcentral, a la central, asistiendo y haciendo vida orgánica, con lo que serían 6 comunidades”, agregó.

Romero se refirió también a que las comunidades que han creado la subcentral paralela, son comunidades escasamente pobladas, en ese sentido, dijo que la Comunidad de Pampa Grande por ejemplo, tiene más habitantes que todas las comunidades juntas, que han conformado la subcentral paralela.

Iniciarán acciones para que se cumpla el estatuto

El dirigente campesino de Tariquía dijo que van a realizar todas las acciones legales necesarias para lograr el cumplimiento del Estatuto Orgánico de la FSUTCC que prohíbe la creación de subcentrales paralelas que dividan las legalmente establecidas

Romero dijo también que el próximo domingo 4 de noviembre se tratará este tema en la reunión ordinaria en la que determinarán las acciones a seguir. “Vamos a pedir el cumplimiento del estatuto orgánico y que se castigue a quienes están pisoteando este estatuto, no es posible que tengamos un estatuto que hemos creado con todas las organizaciones campesinas y que los dirigentes que hemos puesto para que hagan cumplir y defiendan a los campesino ahora los pisoteen con intereses políticos partidarios y lo vamos denunciar en todos los medios”, puntualizó.

Reservas y áreas protegidas en peligro

Los decretos supremos 2298, 2366 y 2400, significaron la apertura de áreas protegidas como la Cuenca del Río Madre de Dios para la actividad hidrocarburífera y petrolera; la modificación del derecho a la consulta previa, libre e informada, convertida en otra herramienta más de imposición de proyectos extractivos; así como la  consolidación de parámetros ambientales que facilitan las actividades extractivas.

Así, se dio un viraje cambiando las reglas de juego, dando prioridad a las grandes petroleras y al capital antes que al medioambiente y a las comunidades de las áreas y zonas que se abren y concesionan. La normativa afecta a 11 de las 22 áreas protegidas del país.

La Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía, es uno de los casos mencionados. Dicha Reserva fue creada para la protección de zonas de recarga hídrica. Allí viven comunidades campesinas dedicadas principalmente a la ganadería, agricultura en pequeña escala y recientemente a la apicultura. A partir de las normativas mencionadas de 2015, la zona se ha convertido en área de exploración hidrocarburífera, y vive bajo la constante presión y amenazada de despojo por parte de empresas nacionales y transnacionales, así como de la estructura política afín al partido de gobierno.

Aunque, desde hace un par de décadas, las actividades petroleras ya se desplegaron en la Reserva, es en estos últimos años que se consolida la concesión de más del 50% de su territorio para la actividad hidrocarburífera, con la presencia de Shell y de Petrobras.

Las amenazas cercan a las comunidades campesinas. Recientemente éstas han denunciado la imposición de proyectos empresariales turísticos inconsultos, y al proyecto hidroeléctrico Cambarí, que afectará la zona núcleo de la Reserva, es decir el lugar de ecosistemas de mayor protección de ésta.

Sé el primero en comentar en «Denuncian que sub central paralela de Tariquía firma convenio con autoridades masistas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: