Pozo Boyui alcanza los 8 mil metros de profunidad sin encontrar una molécula de gas

El secretario de Hidrocarburos de la Gobernación, Freddy Castrillo, dijo el lunes que es preocupante que al momento se haya llegado a perforar a una profundidad de 8.000 metros en el pozo Boyuy sin ningún tipo de resultado exitoso. “Se ha llegado a 8.000 metros de profundidad sin que tengamos resultados positivos, creo que esto demuestra una vez más el fracaso en la política hidrocarburífera del país desde hace 12 años atrás, fundamentalmente con respecto a la exploración”, remarcó.

En esa línea, remarcó que Boyuy es uno de los pocos proyectos exploratorios que se han llevado adelante y en el que tanto el Gobierno nacional como el Departamental cifran sus esperanzas “Al momento ningún proyecto exploratorio que ha ejecutado el Gobierno Nacional ha tenido éxito, o sea, todos los proyectos exploratorios dentro de esas 100 áreas que tenía reservadas YPFB ninguno ha tenido resultados positivos”, aseguró.

En opinión del secretario el Gobierno no tiene una idea clara de lo que se debe hacer con respecto al tema dela exploración y tampoco en lo que se refiere a las acciones inmediatas que se deberían tomar para que la exploración sea una dela prioridades del país. “Si no hacemos exploración, entonces cada año la producción va decaer más por cuanto no tenemos posibilidades de reponer todo el gas que se consume”, aseveró.

El 17 de julio de 2017 se inició la perforación del pozo Boyuy, ubicado dentro del Bloque Caipipendi en nuestro departamento, con importantes expectativas por su potencial de 3 trillones de pies cúbicos (TCF) de reservas de gas; sin embargo, hasta la fecha, cuando la perforación alcanzó a 7.480 metros y convirtió a Boyuy en el pozo más profundo de Bolivia, todavía no se visualizan resultados positivos.

Especialistas en hidrocarburos señalan que los casi 7.500 metros de profundidad perforada son un indicio de un pozo negativo; mientras el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, admite la existencia de problemas en este prospecto, pero mantiene la expectativa de que sea un pozo importante. Boyuy es el pozo más profundo de Bolivia, puesto que superó a El Dorado, que tiene 6.700 metros.

El analista y exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos indicó que, pese a alcanzar una perforación próxima a los 7.500 metros de profundidad, no se ha llegado al objetivo Huamampampa, lugar donde se pensaba que estaba atrapado el gas. “Para nosotros es básicamente un prospecto que nos ha salido negativo y que realmente nos da mucha pena porque había mucha esperanzas cifradas para aumentar nuestras reservas y futura producción de gas”, dijo Ríos.

El especialista agregó que Boyuy tenía importantes ventajas por estar cercano a la infraestructura instalada dentro del Bloque Caipipendi, donde también se encuentra el campo San Alberto, por lo que existía la posibilidad de poner en producción a Boyuy en corto tiempo si es que resultaba positivo.

Por su parte, Bernardo Prado, analista en hidrocarburos, señaló que, al no haber encontrado un yacimiento a casi 7.500 metros de profundidad, “la figura se complica”. Sostuvo que si Boyuy fuera un pozo positivo, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) ya hubiera realizado algún anuncio o hubiera generado expectativas, pero hasta la fecha “hay un silencio un poco incómodo”, sin embargo, Prado aclaró que, mientras no haya información oficial, todo es especulación.

Al respecto, Sánchez cuestionó las aseveraciones de los analistas. Explicó que Boyuy tiene una profundidad de 7.480 metros y que atraviesa por algunas fallas.

“Tenemos pérdida de circulación. Pérdida de circulación puede ser porque hemos llegado a un objetivo, a una arena, a un reservorio, porque hemos tenido una falla. Seguimos trabajando, tenemos expectativa de que sea un pozo importante”, dijo el Ministro.

La autoridad destacó que Boyuy no es el único pozo que actualmente se encuentra en perforación, puesto que lo mismo ocurre con Huacareta, Sipotindi, Incahuasi, Caranda y, próximamente, Azero, por lo que considera que Bolivia tiene un abanico de oportunidades en exploración y explotación para aumentar la producción y las reservas.

“Boyuy obviamente es un pozo muy complicado. Esperamos que en las próximas semanas podemos tener algunas respuestas”, dijo Sánchez, a tiempo de aclarar que un pozo de exploración no solamente tiene la finalidad de producir, sino que también permite entender el comportamiento de la geología a 7.000 metros de profundidad, por lo que “no quiere decir que un pozo de exploración que salga negativo o no tenga una producción comercial sea malo”.

Al ser consultado sobre si los resultados muestran que el pozo es negativo, Sánchez afirmó que no, y que, más bien es bueno. “Estamos encontrando un nuevo modelo petrolero. Cuando yo encuentro a 8.000, por decir un número, puede ser a 7.600, el modelo petrolero de Bolivia cambia, quiere decir que a 7.500 en todo el Subandino Sur y Norte vamos a tener esos reservorios”, explicó el ministro. “Al momento ningún proyecto exploratorio que ha ejecutado el Gobierno Nacional ha tenido éxito, o sea, todos los proyectos exploratorios dentro de esas 100 áreas que tenía reservadas YPFB ninguno ha tenido resultados positivos, dijo

POZO NEGATIVO

Especialistas en hidrocarburos señalan que los casi 7.500 metros de profundidad perforada son un indicio de un pozo negativo; mientras el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, admite la existencia de problemas en este prospecto, pero mantiene la expectativa de que sea un pozo importante. Boyuy es el pozo más profundo de Bolivia, puesto que superó a El Dorado, que tiene 6.700 metros.

Sé el primero en comentar en «Pozo Boyui alcanza los 8 mil metros de profunidad sin encontrar una molécula de gas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: