Bolivia continúa siendo dependiente de la exportación de materias primas

Bolivia continúa dependiendo de la explotación de materias primas, principalmente hidrocarburos, como fuente de generación de excedentes económicos, a pesar de que en los últimos 20 años este rubro contribuyó con cerca de 40% a los ingresos fiscales del Gobierno.

La información está contenida en una publicación de la Fundación “Jubileo” que efectuó en La Paz un seminario taller sobre minería e hidrocarburos para periodistas de todo el país y donde “Nuevo Sur” mandó su enviado especial.

Ese aporte del 40% no ha servido para diversificar la economía, crear empleos que agreguen valor a la producción, superar las desigualdades sociales con criterios de sostenibilidad de largo plazo y promover otros sectores de la economía.

Por el contrario se ha ahondado la necesidad de encontrar nuevas reservas que garanticen la continuidad del sector en el largo plazo, sumado a la expectativa por mejoras en los precios para incrementar la renta petrolera, según la publicación.

A diferencia de otros países, Bolivia explota hidrocarburos no sólo por asegurar su matriz energética, sino fundamentalmente por la generación de excedentes económicos que permitan financiar el gasto e inversión pública.

En tanto no se construya de forma conjunta una visión de desarrollo nacional que considere seriamente el abandono de la dependencia extractiva y el desarrollo de otros sectores económicos, resultará muy difícil detener la explotación hidrocarburífera.

Sin embargo, este rubro tiene grandes debilidades como la ausencia de un marco legal vigente acorde con la actual Constitución, por ello urge una nueva Ley de Hidrocarburos que establezca las reglas sobre las cuales se desarrollará este rubro.

Es necesario definir los roles institucionales y los preceptos de eficiencia y transparencia sobre las que debe ser conducida la gestión, prosigue el documento que tiene amplia información estadística sobre este rubro.

La recuperación acelerada de reservas durante el período 2010-2015, sin una adecuada política de reposición, mediante actividades de exploración ha ocasionado la disminución en la producción de los campos en actual explotación.

Además ha generado una necesidad de explorar y encontrar hidrocarburos en cualquier lugar del territorio nacional, por eso flexibilizaron normas ambientales y se autorizó la exploración en parques y áreas de reserva natural, recordó la publicación.

 

El 2018 precios del gas y petróleo aumentaron

Para el 2018, durante el período enero a mayo, se registró un incremento en los precios promedio ya que estuvieron en 65,04 dólares el barril para el WTI y 69,95 dólares el barril para el Brent, significa un aumento aproximado de 28.07% y 29,14%, respeto el 2017.

Dado que los precios internacionales mantuvieron un aumento durante el 2018 los precios del gas también aumentaron en 16,85% para el mercado argentino y de 19,45% para el mercado brasileño, de acuerdo a la Fundación “Jubileo”.

Esto repercutió de manera positiva en los ingresos fiscales, entretanto los precios de venta en el mercado interno se encuentran regulados por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, en el caso del gas varía entre 0.90 y 1.89 dólares por millar de pie cúbico.

Para el petróleo es de 31,16 dólares por barril, estos precios se han mantenido los últimos años, excepto para el gas natural industrial que fue modificado en agosto de 2017 por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, según la publicación.

La Paz / Fernando Barral Zegarra, enviado especial

Sé el primero en comentar en «Bolivia continúa siendo dependiente de la exportación de materias primas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: