El equinoccio de primavera

Los inicios de las estaciones se definen como aquellos instantes en los que la Tierra se encuentra en una determinada posición en su órbita alrededor del Sol.

La Tierra está dotada de dos movimientos principales estrechamente relacionados con el clima y sus variaciones: el de traslación, es el recorrido que efectúa nuestro planeta en torno al Sol, fuente de calor que regula todo el proceso climático terrestre, el de rotación es el movimiento que ejecuta la Tierra sobre su eje imaginario que pasa por los polos, este eje no es perpendicular al plano de la órbita que describe alrededor del Sol, sino que está a 23º 27’ inclinado con respecto al mismo, se debe a esta inclinación la desigualdad de los días y las noches y la sucesión de las estaciones.

En el caso de la primavera, esta posición es en la que el Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el sur, a esta circunstancia se la llama “equinoccio” de primavera, que proviene del latín “aequinoctium” (aequus nocte), “noche igual” nos indica que la noche dura la misma cantidad de horas que el día y solo en estos días de los equinoccios, el Sol sale exactamente por el punto cardinal Este y se pone exactamente por el Oeste, cosa que no ocurre en ningún otro día del año y esto da inicio a la primavera en el hemisferio sur y el otoño en el hemisferio norte.

A partir del equinoccio de primavera, el Sol seguirá avanzando hacia las latitudes del sur iluminándolas más intensamente, los días se irán haciendo más largos y las noches más cortas y las temperaturas serán más cálidas.

Para entrar en más detalles con respecto a los equinoccios, es necesario indicar que ese punto en donde se interceptan el ecuador y el plano de la eclíptica y que atraviesa el Sol durante los equinoccios es conocido como “Punto Vernal”.

A partir de este punto se miden las ascensiones rectas en el sistema de coordenadas ecuatoriales que regularmente utiliza la ciencia astronómica.

Los equinoccios realmente son un momento particular en el calendario, un instante de tiempo que ocurre a una hora determinada.

Por tradición se dice que el inicio de la primavera ocurre el 21 de septiembre, sin embargo, esto no es así, este año el equinoccio o inicio de la primavera ocurrirá el 22 de septiembre a las 21 horas y 54 minutos hora boliviana. Este efecto se explica por un movimiento lento del eje de rotación terrestre, como el de un trompo, que se efectúa según un ciclo de 25.760 años debido a la atracción del Sol sobre el anillo ecuatorial de la Tierra.

Si nuestro planeta fuese completamente esférico este efecto no se produciría, pero ocurre ya que tiene los polos achatados por la rotación sobre su eje.

No es muy fácil comprender estos movimientos. Lo más importante es prestar atención a los pequeños cambios que todos los días del año se van dando en el cielo.

Esto será sin duda la mejor manera de comprender cómo evolucionan las estaciones y cómo vivimos en esta parte del planeta.

Sé el primero en comentar en «El equinoccio de primavera»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: