Informe del FMI señala que el 62,3 % del PIB de Bolivia está en la economía informal

El pasado mes, el Fondo Monetario Internacional (FMI), a través de un estudio de las economías de todo el mundo, hizo conocer que Bolivia tendría la economía informal más grande del mundo.

En el estudio, se establece que el país tiene una económica informal del 62,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), le sigue Zimbabue con un 60,6 por ciento.

El analista en economía, Luis Fernando García señaló que hay que ver con detalle el informe del FMI, que para la salud gratuita, en el país sólo aporta un 20 por ciento, pero se benefician, ese es uno de los efectos de la economía informal.

Remarcó que todo ingreso es bueno, pero hay que denotar, la “clase marginal pobre”, que tiene que subsistir, es la que genera economía informal, en el caso del sector gremial, que pagan por un espacio para vender sus productos.

Para García, el sistema institucional en el país, también promociona lo informal y lo ilegal.

Explicó que el tema es bastante complejo, porque muchos de las empresas comenzaron en la informalidad en el país, pero luego pasaron a ser formales, pagando impuestos y cumpliendo otras normas, cuando sus condiciones mejoraron, sin embargo, ahora muchas de esas empresas buscan salir de la formalidad, para refugiarse en la informalidad, por la falta de condiciones adecuadas para poder ser sostenibles.

Mencionó que lo delicado está en poder definir en dónde se encuentra la línea divisoria entre lo formal y lo informal, a dónde apuntaran para trabajar los nuevos profesionales que salgan de las universidades.

Reiteró que en el caso de las empresas que son parte de una economía importante del país, cuando bajan de la formalidad a la informalidad, están renunciando a cumplir con todas las formalidades, porque caso contrario no sobrevivirán.

En el caso de Tarija, son varias las empresas constructoras, las que dejaron de trabajar de manera formal, por la crisis económica por la que atraviesa el sector, en algunos casos dejaron de trabajar.

Luis Fernando García, remarcó que muchos no quieren entrar de lo informal a lo formal, porque no se tienen las condiciones adecuadas, por lo que tiene que ingresar a un sistema sólo para sobrevivir, evadir impuestos, entre otros aspectos.

Una de las principales interrogantes que plantea García es ¿dónde van los impuestos?, si es que el aporte de la población en impuestos permitirá la reactivación económica, pero si no se ven resultados, sólo se puede ver la economía personal “tengo que dar de comer a mis hijos”.

El experto en economía dijo que posiblemente esos recursos fueron puestos en lugares no adecuados y no se vieron resultados y siguen sujetos a la “maldición de las materias primas” y no se genera desarrollo.

Expresó que las leyes nacionales y la Constitución Política del Estado (CPE), ponen una barrera, porque el modelo que se aplica, destruye el aparato productivo y al empleo.

Modelo Centralista

El economista dijo que el país esta enmarcado en un sistema económico centralista, que no distribuye los recursos, mediante presupuestos. Muchos conceptos afloran, pero el propósito no esta claro y los objetivos generalmente son a corto plazo.

Mencionó que no se debe esperar a que el gobierno pueda dar una solución al empleo, que la respuesta se encuentra en las manos de la gente, que sólo hace falta impulsarlas.

Planteó que se debe valorizar más el elemento humano, hacer ajustes todos los días al modelo económico, porque se trata de variables, sin necesidad de entrar a cuestionar lo que dice el gobierno.

Señaló que en cuanto a la confiabilidad de las cifras, en una encuesta de 150 países, Bolivia se encuentra en el puesto 147, después de Irak, de Nigeria y de Venezuela.

Para García, las cifras se encuentran ocultas, razón por la que no hay información sobre los informes del Banco Central de Bolivia (BCB), que en muchos casos están rezagados por un año o dos.

Con algunas medidas que se aplican desde el gobierno, se destruye el aparato productivo, como el doble aguinaldo, el incremento salarial, que provoca inflación, debido al exceso en la cantidad de dinero, que es emitido por el mismo gobierno.

OSMAR ARROYO

Sé el primero en comentar en «Informe del FMI señala que el 62,3 % del PIB de Bolivia está en la economía informal»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: