Todos de azul para ir a la Exposur

A pocos días de iniciarse la EXPOSUR, cuando la publicidad para promocionar esta XV versión de la feria departamental parece llegar al máximo anunciando la cartelera de espectáculos y tratando de convencernos de que esta vez, sí llegarán los artistas que tanto se publicitan. Con la algarabía de los días que preceden a un “gran festejo”, los organizadores de tan llamativo evento distribuyeron, junto a las pomposas invitaciones, un juego de prendas de vestir de un color azul intenso.

Si bien esta acción puede tener diversas interpretaciones de acuerdo a los criterios de los diferentes ciudadanos: un acto de gentileza con recursos públicos para algunos, una manera de incentivar la participación de la gente, una ingeniosa forma de publicidad para la feria,  una estrategia para generar trabajo para los que se dedican a la confección de ropa o, un gasto innecesario para otros; la iniciativa no puede dejar de analizarse a la luz de lo que viene aconteciendo estos (casi ya) dos últimos años.

Para nadie es desconocido que el color que identifica al partido (¿o movimiento?) de quienes ocupan la gobernación tarijeña es el azul; de ahí nace ese afán desmedido de teñir, todo lo que tiene que ver con la primera institución pública del departamento, con ese color. Hasta ahora dedicaron muchas horas de trabajo y,  obviamente recursos, a cambiar el color de todo: ahí están los carnets del SUSAT que de verdes pasaron a azules sin considerar que ya había más de 300.000 personas afiliadas; o…la ropa de los trabajadores del PEU-P que de rojas tuvieron que volverse azules, obligando a los que tenían la indumentaria aún en buenas condiciones a descartarla; o… las bolsas del Bebé Churo y Sanito y los otros suplementos que después de más de un año y medio recién empiezan a ser distribuidos y por cierto, ya muy próximos a la fecha de vencimiento del producto; o… la vestimenta de quienes constituyen las brigadas de seguridad ciudadana, o… los incansables spots que, sin compasión alguna y en un claro ejemplo de despilfarro de los recursos departamentales, nos agobian cada día.

Pero ¿cuál es el afán para desperdiciar la EXPOSUR 2012 como una oportunidad de encuentro de todos los tarijeños? ¿Por qué no usar los colores que identifican al departamento de Tarija, para contribuir a que todos se sientan representados? ¿Por qué no ayudar a la cohesión de la sociedad tarijeña a través del uso de los colores locales? ¿Cuál es el objeto de imponer, a toda costa, el color de una organización política que asumió la conducción de la Gobernación Tarijeña, no precisamente por la voluntad del pueblo expresada en las urnas? ¿Acaso será una torpeza más, de las muchas, que contemplamos diariamente?

Personalmente creo que nada es casual. Estoy convencida que lo que se pretende, aunque de manera muy burda aún, es aplicar algunos de las enseñanzas de quien fuera ministro de propaganda de Hitler, situación que por cierto no es nueva. “Adoptar una única idea, un único símbolo…” y en el caso que nos ocupa, un color único, es uno de los principios.

Mientras, el eslogan que primorosamente bordaron en las prendas que distribuyeron: “porque la feria la construimos todos!!!”  es una farsa que afanosamente buscan transformarla en verdad y, el esclarecimiento de las denuncias que públicamente se hicieron en el manejo de la EXPOSUR de la pasada gestión, parece alejarse cada vez más. “Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos…” constituye otro de los principios de Goebels, el de la silenciación”.



A %d blogueros les gusta esto: