Ganó lo tradicional a lo importado

Todos Santos o Fiesta de Almas, una tradición llena de sentimientos que, de manera particular, embarga a los promesantes de la fe católica en todo el territorio departamental y nacional, y por qué no decirlo, también a nivel latinoamericano, logró vencer con sus tradiciones y costumbres a aquellas costumbres importadas como la celebración de origen celta denominada Halloween.

Ayer, los fieles católicos se volcaron en masa a los cementerios en el departamento, la lluvia no impidió que lleven flores y otros menjunjes a sus seres queridos que ya dejaron este mundo y, de acuerdo a cada religión, espera en el más allá encontrarse todos juntos para llegar ante la presencia del Creador Supremo.

En regiones del norte de nuestro país la tradición va acompañada de las “tanta wawas”, mientras que en las regiones orientales, como las del sur del país, como Tarija, las masitas de diferente clase, por su puesto que hayan sido las favoritas del familiar difunto, su plato preferido, hasta su bebida favorita también es parte de la tradición.

Escuchar misa, para la religión católica, es también una parte importante, a esto se suma el arreglo de los nichos o tumbas, adornar o remozar la última morada del ser querido, todo suma una gran costumbre que por cientos de años a permanecido intacta en el fondo, pero que si ha sufrido variaciones en la forma, y estamos seguros permanecerá arraigada en la identidad del boliviano, de la boliviana, y por su puesto del tarijeño y la tarijeña querendones de su tierra.

En contra posición, la fiesta de Halloween, que ingresó a Latinoamérica con el inicio del fenómeno denominado “globalización”, ha llegado con tradiciones adquiridas como el “treat or trick” norteamericanos que significa que los niños, ataviados con disfraces que reproducen a demonios y ángeles de oscuridad, salen puerta por puerta recolectando dulces.

Tradición importada que, lamentablemente, comenzó a adquirir fuerza en ciertas esferas sociales que –debemos decirlo- desconocen el verdadero trasfondo de esta tradición que incluso, según estudios vinculados con el estudio de la Biblia, podría tener efectos satánicos.

Pero no podemos juzgar a nadie, pero lo que si podemos hacer es ponderar que a nivel nacional y, sobre todo local, lo que predominó en estas fechas fue lo tradicional y dejó relegado a la costumbre importada que poco a poco está logrando que la juventud pierda su identidad local.



A %d blogueros les gusta esto: