Quien se opone a la construcción del nuevo mercado?

La construcción del nuevo mercado central se ha convertido en un propósito de titanes, claro,porque después de tres licitaciones fallidas y declaradas desiertas, el alcalde Oscar Montes pretende lanzar una cuarta licitación, esta vez nivelando los costos a los precios actuales del mercado de la construcción, considerando que paralelamente tiene la opción de hacer una invitación directa.

Montes dijo que optaron por una cuarta licitación, porque se trata de una obra que empezó con muchos problemas y presión social, por lo que prefieren no tomar ningún tipo de riesgo, ya que con el tiempo llegarían a judicializar todo acto. En la ocasión el precio será modificado en un total de aproximadamente 40 millones de bolivianos de forma que puedan captar el interés de empresas constructoras.

Verdadera tarea de titanes la que se debe encarar con la construcción  de este principal centro de abasto. El oficial mayor administrativo asegura que la construcción del mercado central se hace… ¡¡sí o sí!!…

Más allá de haberse declarado desierta la licitación concerniente a la reconstrucción del Mercado Central a causa de precios de referencia, esta es una obra que independientemente de los procedimientos administrativos y legales, la decisión de su ejecución está tomada, “eso es algo que no cambiará, se llevará adelante el proyecto”, dijo textualmente el funcionario municipal.

Por otro lado, está la resistencia de los carniceros de este principal centro de abasto, digo de ellos solamente, porque al parecer serian los únicos que se oponen a cambiar el viejo edificio que se constituye en un riesgo para los transeúntes y visitantes del mismo, cuando no, para los inquilinos, que podrían pasar a ser dueños.

La visión de una nueva estructura, mejoraría visiblemente la esquina de Av. Domingo Paz y la Sucre, además de constituirse en un apoyo incondicional para el esquema turístico de la ciudad.

Otra de las observaciones que se debe hacer a la actual estructura es el sistema eléctrico que es una bomba de tiempo en el lugar, cables aéreos y de pared que no tienen el aislante correspondiente, por el paso del tiempo y que cualquier momento serán un disparador de un incendio.

El sistema de alcantarillado es otro riesgo, que deja a las vendedoras y vendedores de este centro de abasto, inundados en un lago de excrementos cuando las lluvias son torrenciales.

Estamos en plena época de lluvias, todavía no se tienen problemas, pero cuando tengamos la primera granizada fuerte (que suele llegar en Todos Santos), las consecuencias no se dejaran esperar y el reflote de los desechos humanos será visible a simple ojo y en el principal centro de abasto tarijeño.

Entonces como no vamos a querer un nuevo mercado central?, será tarea de titanes, si es una tarea de titanes, pero alguien debe encararla. Haciendo a un lado la oposición de intereses personales o familiares que pretenden mantener los puestos de mercado que se subalquilan por más de 20.000  dólares al año, marcado negocio que tiene los carniceros por ejemplo. Además de otras secciones como los abarroteros que quedan en la calle.

Todos los tarijeños queremos un mercado central nuevo y uno que sea apto para llegar hasta él, con nuestras familias, visitantes y turistas en general, para disfrutar de un saice de doña pastora, cómodamente sentados, si señor.



A %d blogueros les gusta esto: