Gobernación sabía que Pablo Cossío había fugado del país

El lunes 1 de octubre, de manera oficial, se conoció que Pablo Cossío Cortez, hermano del suspendido gobernador de Tarija, Mario Adel Cossío Cortez, había fugado del penal de Morros Blancos, donde cumplía una sentencia ejecutoriada de 4 años por, presuntamente, habérsele hallado responsable de los ilícitos, entre ellos, de enriquecimiento ilícito de terceros con afectación al Estado, de acuerdo a la Ley 007 o Marcelo Quiroga Santa Cruz.

Sin embargo, la información de que Cossío había dejado las fronteras nacionales ya era conocida con unos 12 días antes de su presentación por funcionarios de la Gobernación del departamento, confirmando así la información que manejó en reserva Andaluz hasta sostener una conversación confidencial con el secretario de Coordinación, Darío Gareca.

La conversación que sostuvo este medio de comunicación con Gareca tenía el objetivo principal de corroborar toda la información con la que ya se contaba hasta el momento, toda vez que, de manera responsable, se trató de buscar la “contraparte” periodística ante las acusaciones y afirmaciones que recibió la sala de Redacción de Andaluz.

“En lo jurídico legal se debe, por todos los medios, buscar que se cumpla la normativa internacional, convenios, tratados, etcétera para capturarlo (a Pablo Cossío) por que él está con sentencia ejecutoriada”, explicó la autoridad departamental.

Asimismo, dentro de esta conversación se conoció que, según explicó Gareca, intentaron comunicarse con las autoridades jurisdiccionales “donde ellos han esperado hasta última hora porque no podían hacer ninguna acción por más que hubiesen sabido que se iba a ir, hasta que se cumpla el plazo que se le ha dado. Han esperado hasta el último momento”.

Consultado sobre si esta situación no podría ser considerada, en algún momento, por las autoridades correspondientes como un caso de “encubrimiento”, esto  dentro del Código Penal vigente en el país en su artículo 171 (ENCUBRUMIENTO), Gareca dijo: “obviamente”.

“Ahora, políticamente, el gobernador (Lino Condori) no ha tenido conocimiento, nadie le ha informado de la fuga, él ha averiguado de todo por rumores el día domingo”, refiriéndose al 30 de septiembre, luego que Condori viajara a la ciudad de La Paz para reunirse con autoridades de Estado para tratar el tema de la intervención administrativa a Servicios Eléctricos de Tarija.

“Por rumores, nadie tenía información en ese momento, ahora si alguna persona sabía de eso y no le ha transmitido al gobernador es cuestión de ellos”, explicó, sin embargo, Andaluz cuenta con testimonios de personas que –por miedo a represalias- prefieren guardar en reserva su identidad, que dan cuenta que Lino Condori estaba informado de esta situación por su propio personal.

Sin embargo, Gareca buscó evitar referirse con mayor detalle a la información ofrecida por Andaluz, pero reconoció que esta situación podía acarrear una serie de dificultades para la Gobernación a lo que dijo: “para varias autoridades”.

Pero, explicó que: “la Gobernación, como institución, no tiene una entidad como Inteligencia, por la misma normativa, como antes el Gobernador no es Comandante Departamental, como eran antes los prefectos, entonces no tenemos una instancia oficial o extraoficial de inteligencia, lo que hacemos normalmente es recopilar datos…”.

Consultado sobre si se le estaba haciendo alguna especie de seguimiento al prófugo Pablo Cossío, Gareca explicó, nuevamente, que oficialmente no tenían conocimiento  de esta situación, pero “tal vez si alguien lo conocía y ha pasado la información a algún funcionario de la Gobernación que no ha hecho conocer o ha desestimado la misma porque no podía corroborarla…”

Más bien, fue reiterativo al señalar que estaban esperando que “a buena fe” de Pablo Cossío se estaba esperando que recapacite y se presente ante la autoridad jurisdiccional para continuar cumpliendo con su sentencia en el penal de Morros Blancos, de donde salió con un permiso de 15 días para, según explicó en su motivo de permiso, hacerse atender un problema de salud que tenía.

Sobre de qué manera, esta información, podría afectar a la Gobernación, Gareca explicó que “directamente no, sino lo que puede hacer es generar una serie de dudas sobre las autoridades departamentales”, expresó.

La información de Andaluz

Andaluz, días antes de cumplirse el plazo para que se presente Pablo Cossío ante la juez de Sentencia, Miriam Flores, recibió información proveniente de diferentes instituciones departamentales en sentido que el mencionado prófugo del penal de Morros Blancos había cruzado las fronteras nacionales con rumbo a Argentina, para que, días más adelante, se dé cuenta que se encontraba en Paraguay, junto a Mario Cossío, actualmente refugiado en ese país.

Con la información recibida, la sala de Redacción de Andaluz buscó, repetidamente, conseguir la versión oficial de las autoridades departamentales, como también policiales, de Migración y de Régimen Penitenciario, con la finalidad de corroborar estos trascendidos y, de manera responsable, evitar hacer una publicación que llegue a afectar la credibilidad de las diferentes instituciones.

Asimismo, Andaluz, en los últimos días, no dejo de recibir información sobre este caso, llegando a conocerse que, en una reunión reservada, el gobernador interino, junto a varias autoridades departamentales, fueron informados de la fuga de Cossío Cortez a los pocos días de ocurrido el hecho, mientras que, en la actualidad, habrían informes de que esta persona se encontraría en Paraguay.

Para finalizar, es necesario recalcar que Andaluz, como medio de comunicación responsable, busca siempre evitar hacer publicaciones irresponsables, razón por la que, generalmente, se busca contar con la versión de la parte afectada, en este caso se logró hablar con Darío Gareca, secretario de Coordinación de la Gobernación.

LO QUE DICE LA NORMA

De acuerdo al Código Penal vigente en nuestro país, el artículo 171 bajo el nomen juris de ENCUBRIMIENTO de manera textual dice: El que después de haberse cometido un delito, sin promesa anterior, ayudare a alguien a eludir la acción de la justicia u omitiere denunciar el hecho estando obligado a hacerlo, incurrirá en reclusión de seis (6) meses a dos (2) años.



A %d blogueros les gusta esto: