Diario oficialista acusa a diputado tarijeño de tener vínculos con Capriles

Los vínculos entre el candidato opositor a la presidencia de Venezuela, el conservador Henrique Capriles, y el diputado boliviano Adrián Esteban Oliva Alcázar fueron destacados hoy por la prensa local.

El diario del Estado “CAMBIO”, señala que apenas a unas horas de las elecciones Capriles, ante una inminente derrota frente al presidente Hugo Chávez Frías, prepara un Plan B, que incluye denuncia de fraude, violencia y desestabilización.
“Para llevar adelante sus planes pide apoyo a sus lacayos de organizaciones y partidos de derecha de toda América, representados en Bolivia por el diputado y ultraconservador Adrián Esteban Oliva Alcázar, quien, por instrucciones de Capriles, se dio a la tarea de organizar mítines de apoyo al candidato venezolano”, apuntó el rotativo.
CAMBIO denuncia que la intención es mostrar a Chávez que prepara un fraude y así justificar, en La Paz y otras capitales de la región, el desconocimiento de la derrota electoral.
“No son extraños ni nuevos los vínculos Capriles-Adrián Oliva, pues éste último fue protagonista exclusivo de la campaña realizada por legisladores ultraderechistas de la región a favor de la excarcelación del terrorista venezolano Alejandro Peña Esclusa (detenido en Caracas en 2010 con un kilogramo de explosivo C4 y 100 detonadores que usaría en atentados terroristas)”, agrega el periódico.
Oliva es creador de organizaciones con el fin de impedir la reelección del presidente Chávez, y desacreditar el proceso revolucionario bolivariano y sus similares en la región. “Tampoco es extraño que Adrián Oliva sea uno de los invitados de lujo de Henrique Carriles el próximo domingo, para conformar el grupo de observadores de su equipo de campaña”, apunta CAMBIO.
La publicación asegura que lo bueno es que Oliva podrá constatar que pese a sus planes terroristas, el pueblo bolivariano crecerá con una victoria, como anticipó el presidente Chávez. “Al pueblo boliviano es bueno recordarle quién es Oliva: un farsante de la derecha que intenta pasar por político y parlamentario, sin ir más allá de una figura mediocre en el ámbito nacional; un segundón de sus amos del conservadurismo internacional, quienes le pagan viajes para que trate de proyectarlo en el exterior, pues en su país no se le conoce o se le detesta”, agrega.



A %d blogueros les gusta esto: