Ciclón perdió la final de la Copa Bolivia por penales

Con estadio abarrotado de simpatizantes albicelestes, el equipo más goleador, invicto a lo largo del campeonato, con todo a favor, Ciclón, ayer, una vez más perdió una final, esta vez la final de la Copa Bolivia, contra Enrique Happ de Cochabamba; la “suerte” de los penales no favoreció al equipo chapaco, que si bien está clasificado al Nacional “B”, no pudo en la instancia final, sin hacer prevalecer su condición de local.

Comenzó el partido con todo, Maygua confió en la dupla Saavedra-Lemus, dejando al goleador Luis Sillero en la banca, Ciclón fue dueño de las primeras llegadas en arco rival, presionó por ambas bandas y premio a su aguerrido arranque, a los 4’ minutos, Nicolás Canalis, convierte el primer gol del partido, tras un rebote que da el arquero, que supo aprovechar bien y permitió salir a festejar con sus compañeros, apertura del marcador.

Después del primer tanto, parecía que llegaba una ráfaga de goles, por las constantes llegadas de los delanteros albicelestes, no solamente Lemus y Saavedra tuvieron oportunidades, también tuvo su chance, Viluyo, Valencia y Canalis; el primer tiempo terminó destacando la tranquilidad de jugadores que no se pusieron nerviosos ni ansiosos a pesar de ir abajo en el marcador, ni por las numerosas llegadas, sin concretar, que tuvo Ciclón.

Antes de comenzar el segundo tiempo, se observaba como la gente se sentía confiada que Ciclón podría seguir metiendo goles y asegurarse el primer lugar; con esas aspiraciones salieron a la cancha ambos planteles, un equipo buscaba ampliar la ventaja, y el otro, la igualdad que le permitiría llegar a la tanda de los penales, los primeros minutos de la etapa final, fueron trabados en mitad cancha, sin claridad ni dominio para ningún equipo.

A los 23’ de reiniciadas las acciones, Juan Castro, concretaba el empate, silenciando a todo el estadio, que en ningún momento suponía que el equipo cochabambino llegaría al empate; esto obligó a Maygua a realizar cambios, mandando al campo de juego a Tito y Sillero, esperando marcar el gol, que les de el título; nada de eso pudo pasar, gracias a las intervenciones del portero Zurita, y a la poca efectividad que demostró Ciclón en este partido.

PENALES

Igualados a uno, el partido finalizó, obligando a los equipos batirse en penales para definir al primer campeón de la Copa Bolivia; el primero en patear los penales por el lado de Ciclón, fue Sillero, que acertó poniendo en ventaja a los Chapacos, lo siguió para E.H. Piñeiro, que fue eficaz; turno para Valencia de Ciclón, que con un poco de suspenso gracias al portero Zurita, llegó a convertir, nuevamente E.H. consiguió convertir en los pies de Zelada, y vino el punto de quiebre de la tarde, cuando Tito, el recién ingresado y figura en el último partido de las series, patea y su disparo es contenido por el portero Zurita.

Desde ahí fue puro nerviosismo, más aún cuando al siguiente penal para el equipo visitante logró convertir Juan Castro, el cuarto penal para Ciclón lo convierte el autor del primer tanto, Nicolás Canalis; el cuarto para E.H. lo convierte Villazón; la definición del quinto penal, comienza con el capitán Adrián Cúcaro que define con categoría y pone a todo el estadio de pie, con las esperanzas puestas en el portero Luis Poquiviqui que de atajar el penal, forzaba a que la definición siga desde los doce pasos, para el penal decisivo, va el portero Willy Zurita, que tras el sonar el pitazo del árbitro convierte el gol que posesiona a Enrique Happ como campeón de la primer edición de la Copa Bolivia.

La entrega de premios estuvo a cargo del presidente de la A.T.F., Freddy Cortéz, que luego de premiar al Campeón, indicó que aún no definieron cuál será la serie de Ciclón en el Nacional “B”. Un dato no menor de la jornada, es la ausencia de jugadores de Ciclón en la entrega de medallas y trofeo de segundo lugar, ante la presencia de muchas personas que aún estaban en el estadio, y como signo de respeto a los justos ganadores, Enrique Happ de Cochabamba.



A %d blogueros les gusta esto: