EE. UU descertifica nuevamente a Bolivia

El presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Barack Obama emitió una “Determinación Presidencial”, declarando que Bolivia y Venezuela “fracasaron ostensiblemente” en el último año en materia de lucha antidroga.

Con estas sencillas palabras el primer mandatario del país más poderoso del planeta descertifica a Bolivia en el contexto de la lucha contra las drogas, su producción y exportación, especialmente lesionando al país del norte.

La resolución notifica al Congreso norteamericano sobre cuáles son los países productores de droga o de tránsito de estupefacientes que “afectan significativamente a Estados Unidos”.

“La presente designa a Bolivia, Birmania y Venezuela como países que han fracasado ostensiblemente durante los últimos 12 meses para cumplir con sus obligaciones bajo los acuerdos antinarcóticos internacionales”, dice el documento textualmente.

De esta forma, Bolivia resulta descertificada nuevamente por Washington, lo que ya provocó las previsibles respuestas del gobierno boliviano sobre el carácter “unilateral” del mecanismo.

El vocero encargado de la réplica fue el viceministro de defensa social, Felipe Cáceres, el denominado “zar antidrogas”. El mismo que hace muy poco reconocía que la detención del general René Sanabria “casi lo tumba”, cuando el mencionado personaje, que ejercía la dirección de inteligencia del Ministerio de Gobierno, fue atrapado negociando un mega-embarque de cocaína en Panamá.

“Bolivia no tiene por qué rendirle cuentas a los Estados Unidos”, dijo en réplica Cáceres. Pero sucede que el país es objeto de certificación externa desde el momento en que acepta cooperación de otras naciones para la lucha contra el narcotráfico. Nadie aportaría fondos a un gobierno que no haga las cosas en serio, y esa es precisamente la situación.

Varios datos manejados públicamente por el propio viceministro apuntalan la tesis de un crecimiento exponencial de la producción de cocaína en Bolivia durante los últimos años.

Según Cáceres, los narcos bolivianos han adoptado el “método colombiano”, por el cual se obtienen dos kilos de cocaína a partir de 350 libras de coca en sólo dos horas, contra el kilo que se lograba de la misma cantidad de hoja en un procedimiento de doce horas.

El “método colombiano” consiste en la utilización de molinos de fabricación casera, lavadoras y microondas, así como en el uso de abundante combustible.

Ernesto Justiniano, ex zar antidroga considera que no se debe restar importancia a la decisión de EE.UU. de descertificar a Bolivia por cuarto año consecutivo y pidió a las autoridades tomar en cuenta los efectos que puede tener ser incluido permanentemente en la “lista negra” de los países que están fallando en su lucha contra las drogas.

Justiniano aseguró que  firmado por el presidente de los Estados Unidos “ nos está dejando ante el mundo como un Estado que no está haciendo los esfuerzos necesarios y que eso nos trae consecuencias no sólo en el ámbito político”, dijo.

Para la ex autoridad los efectos de esta decisión de los Estados Unidos también son comerciales “porque nos limita los negocios y las inversiones hacia el país”.

El ex viceministro explicó que lo que se fijó el Gobierno de EE.UU. para tomar una decisión de estas características tiene que ver con el incremento de la producción de droga en el país.

Cuando el Gobierno de Evo Morales empieza a gobernar (2005) se tenían alrededor de 80 toneladas de producción de cocaína al año, en este momento Estados Unidos interpreta que existen aproximadamente 265 toneladas métricas de cocaína (de producción anual), es decir un incremento de más del 300%. Dura posición para Bolivia.



A %d blogueros les gusta esto: