Impunidad y embajadores van de la mano

Así se puede contemplar lo que está sucediendo con la postulación del exministro Sacha Llorenty a embajador boliviano en la ONU, mientras el presidente y el vicepresidente ponen sus manos en el fuego por el ex ministro, las organizaciones sociales le dicen no; Derechos Humanos señala que la postulación de Sacha es señal de impunidad; los indígenas anuncian campaña internacional para evitar que sea designado embajador ante la ONU. Pero según el Ejecutivo el ex ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, en cuya gestión la Policía reprimió a indígenas en Chaparina, y mató a dos jóvenes en Caranavi, “cumple todos los requisitos”. La presidenta de la Asamblea de DDHH, Yolanda Herrera, también ratificó que el ex ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, ya no representa a la institución.

La “orden” sobre su designación, fue recibida en la cámara alta, “En la sesión del Senado hemos recibido la nota del presidente del Estado, Evo Morales, remitiendo la consideración de la designación del señor Sacha Llorenti ante las Naciones Unidas, con sede en Nueva York”, precisó el legislador del MAS David Sánchez, que anticipó que la próxima semana se conocerá la decisión de la Comisión.

Para que todo suceda “limpiamente”, en días pasados, el Ministerio Público excluyó a Llorenti del caso Chaparina, donde el 25 de septiembre de 2011 se registró la violenta represión policial a la VIII marcha indígena, informó entonces la fiscal de Distrito de La Paz, Betty Yañíquez. El defensor del Pueblo, Rolando Villena, opinó que la separación de Llorenti del caso Chaparina dará lugar a que campee la impunidad en Bolivia y pidió que el ex ministro asuma la responsabilidad sobre este caso.

Ante toda es trama de impunidad y vergüenza colectiva. El presidente de una facción de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), Adolfo Chávez, anunció este viernes con emprender una “campaña internacional” para evitar que el ex ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, sea designado como embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Textualmente dijo: “El ex ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, no merece estar en las Naciones Unidas para hablar del tema de derecho. Vamos a hacer una campaña internacional de que esta persona ha hecho daño acá a los bolivianos y en especial a los pueblos indígenas”, manifestó Chávez. El ex ministro fue acusado por los indígenas del TIPNIS de ser el principal responsable de la intervención policial a la VIII marcha, el pasado 25 de septiembre, donde los indígenas fueron detenidos tras ser gasificados y maniatados. El dirigente indígena anunció además que pedirán a la Coordinadora Indígena de la Cuenca Amazónica (COICA) para que interceda ante la ONU por este tema. “Ese será el mecanismo para que esta persona no sea creíble en el sistema internacional”, acotó.

Se debe recordar también que sobre su cabeza pesan dos muertes en Caranavi, en ocasión de la intervención de un bloqueo realizado por los pobladores de aquella región. Transparencia y proceso de cambio? La duda está en los ojos de todos los bolivianos, claro que la mayoría abrumadora en el ámbito político, ofrece estos resultados de beneficio y la desazón en quienes están perdiendo la confianza en la imagen de Evo.



Sé el primero en comentar en «Impunidad y embajadores van de la mano»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: