Bolivia y Brasil ponen tensas sus relaciones

Después que el senador Roger Pinto solicitara asilo político en la embajada brasilera, en la ciudad de La Paz por supuesta persecución política del gobierno de Evo Morales, las relaciones entre la embajada y el ejecutivo mediante sus ministros, se puesieron mas tensas de lo esperado.

El Gobierno de Bolivia deploró las declaraciones del embajador de Brasil en el país, Marcel Biato, sobre el caso del senador Róger Pinto; la ministra de Comunicación, Amanda Dávila, informó de que será convocado a la Cancillería para explicar un tema que se maneja en “reserva diplomática”, provocando un roce entre las dos naciones. El lunes, el embajador Biato pidió al Gobierno de Morales “zanjar” el tema del salvoconducto que Brasil solicitó para el senador opositor, luego de que el Gobierno del vecino país decidió otorgar el asilo al senador opositor.

Pasaron 52 días desde que Pinto ingresó en la embajada de Brasil con una solicitud de asilo político y la denuncia de una supuesta persecución política de parte del Gobierno de Morales, que le instauró 20 procesos judiciales, varios de ellos por desacato.

Diez días después el Gobierno brasileño otorgó el asilo y solicitó el salvoconducto para el refugiado, pero hasta el momento el Gobierno de Bolivia no entrega el documento y Pinto está “encerrado” en esa delegación diplomática, mientras sus juicios avanzan inexorablemente porque la ministra de Transparencia dijo que con las nuevas reglas penales se puede continuar los procesos en rebeldía.

Desde luego, agilizando las determinaciones legales contando con que el MAS tiene en sus manos la administración de justicia, se dejaran varios procesos comunes, para que los de Roger Pinto puedan ser acelerados la cosa es “meterle nomás” y después los tribunos arreglarán la cosa mirando la coca.

Según la ministra Suxo, Brasil incumplió los tratados internacionales sobre refugio político, porque afirma que no analizó el caso y decidió el asilo sin mayores consideraciones; por ello dijo que se remitió la documentación sobre los procesos a Pinto y el avance de los mismos en los estrados judiciales.

Por otra parte la ministra de Comunicación, Amanda Dávila, afirmó este jueves que el embajador del Brasil en Bolivia, Marcel Biato, se convirtió en el “vocero político” del Jefe de Bancada de Convergencia Nacional, Roger Pinto, por lo que busca presionar al Gobierno de Evo Morales para agilizar el salvoconducto que le permita al legislador opositor salir de Bolivia y asilarse en el vecino país, tras denunciar persecución política pues tiene pendientes una veintena de procesos penales instaurados en su contra.

La autoridad aclaró que el presidente Evo Morales no quitará el beneplácito al embajador brasileño, sin embargo, mediante la Cancillería se hará un llamado de atención al Gobierno brasileño, No está decidido que se convoque al embajador, sin embargo la cancillería hará la comunicación al Gobierno de Brasil, dice Dávila.

Mientras tanto la tensión entre los dos países se estira, por el caso de Pinto, por el caso del narcotráfico y porque Evo empieza a mirar a otro lado con la visita de la presidente Cristina Fernández. Evo Morales fijo la rebaja de precio del gas boliviano para la argentina lo que significa una pérdida de 220 millones anuales por un plazo no mayor a 10 diez años.

Cuál será la política de Evo Morales con relación al esquema internacional de su relación con el principal comprador del gas boliviano?…



Sé el primero en comentar en «Bolivia y Brasil ponen tensas sus relaciones»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: