Temblores mínimos en Tarija

Este sábado a las 2 de la tarde en la Tarija sufrió, un pequeño movimiento sísmico de 3.5 grados en la escala de Richter, supuestamente una réplica de otro sismo de 4,4 grados de magnitud en la escala de Richter, que afecto casi media hora antes a las poblaciones  de Arica, Panicota y Tarapacá en el extremo norte de Chile. Este domingo entre las 13.15 a 13.20 se registro un otro temblor en la ciudad de Oruro, sus habitantes pasaron un susto horrible, según testimonios recogidos en Facebook.

Estos acontecimientos llevan a observar que no estamos lejos de convertirnos en un país sísmico. En el observatorio de San Calixto de la ciudad de La Paz, dicen que estos fenómenos telúricos, se deben al constante desplazamiento de las placas tectónicas subterráneas en esta parte del continente.

Pero dos movimientos en Bolivia precedido por uno en chile, que no está lejos de nuestro país, ¿no debería ponernos a pensar, en la implementación de normas o sistemas antisísmicos en los proyectos de construcción de edificios? En la ciudad de Tarija, la construcción está siendo uno de los booms más notorios y creo que no hay límites en cuanto a su altitud ni consideraciones técnicas para caso de temblores. El gobierno municipal a través de la Dirección de Ordenamiento Territorial (DOT), ¿tendrá normas fijadas para este tipo de construcciones?

No queremos provocar pánico en la población, mucho menos molestar en las oficinas de la DOT u Oficialía Mayor de Ordenamiento Territorial, pero estos anuncios que se repiten de manera permanente, ¿no tendría que darnos a pensar en la implementación de estas normas?.

Tendremos que esperar la repetición del desastre de 1988 en Totora?, cuando un viernes 22 de mayo a las 0:15 horas ocurrió un sismo de intensidad 5,5 según la escala de Richter, posteriormente, a las 01:45 horas, se produjo un terremoto de intensidad de 6,8 según la misma escala. El Observatorio San Calixto ubicó el epicentro a 18° S de latitud, 65° O de longitud y 35 Km de profundidad. El movimiento sísmico se sintió en todo el eje central del país. Durante los primeros dos meses luego del sismo, según el Observatorio San Calixto se registraron más de 2.600 réplicas.

El terremoto afectó a tres provincias (Carrasco, Campero y Mizque), seis municipios, alrededor de 300 comunidades y se sintió en casi todo el país. Las poblaciones de Aiquile, Totora y Mizque, que cuentan con el mayor número de habitantes en la región, fueron las más afectadas.

Cuando la casa se cae parece que se termina el Mundo para quien la habitaba, toda la vida queda trastocada. Es una experiencia dolorosa y que deja huella, se siente hondamente en medio de una gran angustia. Por ello se buscan diseños y materiales que puedan hacer frente a los sismos. Hay descubrimientos y desarrollos de arquitectura que hacen posible construir casas antisísmicas más confiables. La madera es un material de construcción con buenas perspectivas, tiene flexibilidad y permite fabricar elementos de construcción versátiles.

Más bien que ahora el Observatorio Astronómico de Santa Ana, tendrá la oportunidad de controlar también, movimientos sísmicos como una sucursal del Observatorio de San Calixto de la Paz.



Sé el primero en comentar en «Temblores mínimos en Tarija»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: