Huerto en casa: cómo cultivar ajo en macetas

El ajo es uno de los ingredientes culinarios más amado por los chefs y cocineros caseros, puesto que le da un alto sabor a las comidas, favoreciendo mucho el resultado final. Además, es un aliado potencial para la salud, haciendo que tenerlo en casa sea una sabia decisión siempre

En la actualidad, son muchas las personas que se decantan por tener un pequeño huerto en casa, contando con las plantas más fáciles de cultivar y que mejoran mucho el sabor de las comidas. Entre ellas se encuentra el ajo, un bulbo con gran sabor que no puede faltar en las comidas. Por esta razón, cada vez son más las personas que se preguntan como sembrar ajos, de lo que se hablará hoy aquí.

Cultivar en casa

Tomarse el tiempo de tener y cuidar un pequeño huerto en casa permite que se pueda contar con productos ecológicos, sanos y orgánicos para preparar comidas y remedios naturales, entre otras cosas. En este caso, al hablar de cultivar ajos, se debe establecer que es un proceso fácil pero que cuenta con algunos cuidados particulares que no pueden dejarse de lado.

Lo principal para poder obtener una buena experiencia es tener mucha paciencia y escoger una variedad de ajos que pueda ser la indicada para dar paso a una planta sana y hermosa. Además, también es importante elegir la maceta adecuada para la siembra, puesto que las raíces de la planta deben tener espacio para desarrollarse apropiadamente, aunque no suelen ser muy profundas.

Entre las características de la maceta se debe considerar:

  • Profundidad de al menos unos 10 centímetros. Esto permitirá que la planta tenga espacio y de que no se tengan problemas en el fondo.
  • Drenaje adecuado. Es necesario que cuente con una buena capacidad para el drenaje, para que pueda salir el agua que no se necesite después de que se riegue, ya que el exceso de agua puede causar que se pudra la planta.
  • Espacio suficiente. En el caso de que se quiera sembrar más de una planta en la misma maceta, debido a que requieren al menos 8 centímetros de separación.

El diente apropiado

Para darle paso a la planta del ajo será necesario contar con un diente, puesto que cada diente poseerá una amplia posibilidad para dar origen a una nueva planta, dado que integran una yema terminal que mantiene la capacidad de germinar, aún cuando no se haya sembrado previamente. 

Es así como se necesita contar con un diente de ajo grande y con la piel intacta para poder tener una planta fuerte y que pueda desarrollarse convenientemente.

Pasos para la siembra

Una vez se tenga la maceta apropiada para la siembra, se debe rellenar de tierra dejando un centímetro entre la tierra y el borde. A continuación, se debe colocar el diente de ajo que se haya elegido a una profundidad aproximada de 5 centímetros. Al terminar de sembrar, se recomienda regar un poco, para mantener la humedad de la tierra.

En general, esta planta debe regarse cada 8 o 10 días, aunque puede ser en plazos más cortos dependiendo de la temporada. A pesar de ello, es necesario recordar que con el paso del tiempo se deben alargar más los tiempos entre riego y riego.

Asimismo, la planta tarda en desarrollarse entre 6 a 8 meses, siendo necesario dejar un espacio de entre 15 a 20 días después del último riego antes de cosecharla. Igualmente, posterior a que se retire de la tierra, se necesita dejar en un sitio seco y fresco durante una semana antes de poder consumirse.

El ajo puede ser una de las plantas más sencillas para sembrar y cultivar en casa. Sin embargo, al ser un bulbo, no puede asegurarse que se vaya desarrollando adecuadamente sino hasta el día de la cosecha. Esto hace que muchas personas se desencanten de la siembra de esta planta

Sé el primero en comentar en «Huerto en casa: cómo cultivar ajo en macetas»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: