LA CUESTIÓN DE CATALUÑA VISTA CON OJOS TARIJEÑOS

Hace poco en Tarija,  con innumerables actos cívicos, hemos celebrado el “bicentenario”, si, así entre comillas, porque mucha gente no sabía exactamente de que se trataba pero se unía alegremente a tan solemne festejo.

No vamos a descubrir que el festejo se trataba de rememorar los 200 años de independencia del “partido” de Tarixa del territorio de la corona española en América.

También debemos recordar que entonces, a comienzos de del siglo 19, no existían ni una sola república independiente en América, excepto la unión americana, más conocida como Estados Unidos de América, que dos décadas antes se había liberado de la corona inglesa y había creado la primera constitución de una república.

Este nuestro festejo del “bicentenario”, ya se lo había hecho unos años antes, con el mismo fervor y la misma pompa, en otras ciudades de nuestro país, como en países vecinos.

Hay una cosa que evidentemente, nos une a todos los americanos (incluyendo a los norteamericanos de habla inglesa),  la lucha y la obtención de nuestra independencia de las coronas europeas. Este momento es el que nos da a los americanos, nuestra identidad de pueblos, países y patrias. Por eso siempre celebramos como  efeméride de nuestras ciudades y países, la fecha de emancipación del coloniaje europeo.

En resumen, en América, para nosotros los que habitamos este continente, es natural que la tierra que pisamos, sea independiente y  que  muestre nuestra identidad como pueblo.

Así las cosas, y sin entrar en un riguroso análisis de lo que está pasando en Cataluña, por lo menos,  los americanos deberíamos sentir algo de empatía con lo que está ocurriendo con esa pequeña región en España que hace poco ha declarado su independencia de ese país.

Sin embargo, lo que está ocurriendo, es que algunos gobiernos de América Latina, como los trogloditas de Morales  y Maduro, han expresado su apoyo al gobierno de derecha de Madrid, cumpliendo la máxima de la diplomacia que dice: “entre bomberos, no nos pisamos la manguera”, algo que firmemente no creo que represente el sentir de los latinoamericanos, por todo lo anteriormente mencionado.

Pero cual es en realidad, la situación en Cataluña?

Lo cierto es que históricamente, esa  y otras regiones de España, han tenido diferencias con el centralismo de Madrid, ya sean estas culturales o de tipo económico  y político.

Recordemos que España es un país que lo integran regiones como Galicia, Cataluña y el Pais Vasco, donde se hablan otros idiomas (además del castellano).

Además del factor cultural o más propiamente dicho, de identidad, Cataluña aporta cerca del 20% de sus ingresos a España, de lo que vuelve muy poco a esa región.

Al margen de ello, a los catalanes no les gusta el papel secundario que tienen que hacer detrás del protagonismo de Madrid.

Lo que no queda claro es que si estos aspectos son suficientes para tomar una decisión tan drástica como para crear un sisma político y  declararse un país independiente.

Esta situación se refleja en los resultados de cuanta elección se hace, donde el número de catalanes que apoya la independencia de esa región es casi igual al que no quiere dejar  España.

No ayuda tampoco, que el centralismo de Madrid, se oponga a dirimir este entuerto como sería lo correcto hacer,  como anteriormente ya lo hicieron en situaciones similares en Canadá donde la región francesa de Quebec, realizó un referéndum para independizarse de ese país y que por muy poco ganó el no, o en Escocia, donde recientemente otro referéndum decidió por muy poco margen, seguir siendo parte del Reino Unido.

Debemos recordar también, que la solución de estos temas a la fuerza, no es una buena idea. Basta recordar el “patriotismo” de Tito, en Yugoeslavia, que unió por algunas décadas a la fuerza a pueblos totalmente disímiles que en cuanto tuvieron la ocasión, terminaron separándose en una de las guerras más crueles de las que se tenga memoria.

El suscrito, como un americano y tarijeño más, piensa que la cuestión catalana, debe dirimirse como lo hacen las sociedades civilizadas, donde el voto de la gente que habita esas regiones, decide si finalmente quieren seguir como están o pasan a ser estados independientes con todo lo que ello conlleva.

Madrid debería recordar la moraleja de la conocida película “Durmiendo con el Enemigo”, donde la solución impuesta, tarde o temprano termina mal.

 

 

 

Be the first to comment on "LA CUESTIÓN DE CATALUÑA VISTA CON OJOS TARIJEÑOS"

Leave a comment

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
%d bloggers like this: