Algunos de los mitos sobre Actimel desmentidos

Pixabay

Hace algunos años, circulaba por Internet una cadena de emails en la que se alertaba sobre todo los peligros que podía entrañar el consumo de Actimel. Si ya teníamos algunos conocimientos sobre este tipo de cadena, aunque no fuéramos científicos para comprobar cómo funciona el L. Casei en el cuerpo, rápidamente nos habríamos dado cuenta de que era información totalmente falsa.

Sin embargo, esta cadena se empezaría a distribuir en los primeros años de Internet; espacio de tiempo en el que todo parecía ser verdad. Es por ello, por lo que son muchas las personas las que todavía consideran como ciertos algunos mitos sobre el Actimel; A continuación, te hemos preparado algunos y te escribimos la explicación de científicos que han demostrado las mentiras, para que de una vez por todas, sepas toda la verdad.

Mitos de Actimel y la verdad de los mismos

Una de las frases más comprometidas del e-mail era una que decía algo así como Actimel es un producto que proporciona al cuerpo una bacteria conocida como L-Casi, que ayuda a que las defensas del cuerpo proliferen. Esta sustancia es sintetizada por hasta un 98% de los organismos vivos. Como ocurre con cualquier droga, en el momento en el que se deja de consumir por un tiempo determinado, el cuerpo deja de sintetizarla por sí mismo, como que se olvida de cómo debe de hacerlo y de porqué debe de  hacerlo.

En esta parte del mail ya nos encontramos con algunas incongruencias de importancia: por una parte, aunque sí que es cierto que la bacteria se puede producir manera natural en el organismo, por lo general se hace en pequeñas proporciones, lo que hace que la cantidad que aprovecha el organismo sea escasa. El hecho de consumirla a través del Actimel no afecta al nivel de proliferación natural de la bacteria en el organismo, sino que más bien la complementa.

Si en algún momento dejamos de tomar Actimel, después de haberlo tomado de manera regular (por ejemplo, a un ritmo de una botellita al día), no afectará a nuestra salud, no nos volveremos adictos y nuestro cuerpo se seguirá manteniendo en las mejores condiciones. Ahora bien, si que es cierto que la barrera defensiva que nos proporciona la bacteria L. Casei es clave para mantener nuestro sistema inmunitario en las mejores condiciones.

En otro párrafo del mail encontrábamos un texto que decía algo como: Si has tomado Actimel cada cierto tiempo, y lo has dejado, tu cuerpo se habrá vuelto adicto, y te será muy complicado volver a la vida normal. La marca te quiere enganchar vendiendo el producto con el eslogan de “Consúmelo durante 15 días y notarás la diferencia”.

Ya hemos comentado que no te vuelves un adicto por tomar Actimel… aunque bien es cierto que lo de los 15 días tiene su razón de ser. Y es que este es el tiempo que nos hará falta para que el nivel de la bacteria ascienda a un nivel considerable para poder proporcionarnos los beneficios que entraña, pero nada que ver con el planteamiento del correo.

Con estos dos mitos desmentidos, ya puedes disfrutar de todos los beneficios del Actimel para empezar el día con total vitalidad sin ningún tipo de riesgo, al contrario, y es que cada vez son más los médicos que aconsejan a sus mamás aportarle un extra de energía a sus pequeños empezando el día con este producto lácteo bebible.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: