Los estudios sectoriales

El emprendedor o empresario privado, es por lo general una persona activa,  sagaz, intuitiva, con iniciativa propia, inteligente y consecuente.
Sim embargo, aunque lo anterior parezca suficiente como para llevar a buen puerto una empresa, NO es suficiente para lograr el éxito esperado.
Y no es suficiente, porque la complejidad del mercado con sus a veces impredecibles variables, su  implacable factor de competencia y su vulnerabilidad a los avatares de la política, hace que sea necesario aprender a utilizar recursos y herramientas propias del mismo mercado.
Cuantas veces nos ha ocurrido que un negocio que lo creíamos fácil y que supuestamente “era cosa de niños”, nos ha resultado un fracaso y hasta un motivo de burla entre nuestros allegados.
Lo que pasa es que el mercado no es un asunto para intuiciones o percepciones. El mercado es ciencia pura y se lo debe tratar como tal.
Para eso se han creado herramientas que permiten estudiar al mercado, en el más mínimo detalle.
Una de estas herramientas son los estudios sectoriales que permiten “partir” cada una de las partes que componen  el proceso mercantil para sacar conclusiones parciales que luego se van sumando a otros resultados obtenidos en otros estudios sectoriales que dan la conclusión final de todo el proceso.
Estos estudios sectoriales se los puede aplicar por ejemplo a los productos, al factor de la competencia, a la cadena de valor, etc. allá donde se requiera un exhaustivo análisis del componente económico.
En lo más alto de esta cadena de estudios sectoriales, estará el estudio de mercado final que es el horizonte hacia el que negocio tendrá que dirigirse.
El estudio final,   tendrá que predecir cómo se comportará el mercado,  el efecto del producto o servicio que se está implementando e indicar la relación costo/beneficio del mismo.

Sé el primero en comentar en «Los estudios sectoriales»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: