¿Seguiremos avanzando en el camino hacia el emprendimiento?

A simple vista, Bolivia no es un país con experiencia emprendedora, no tiene un ecosistema de startups consolidado, y tampoco cuenta con buenas condiciones de inversión, apoyo ni infraestructura. Pero aún así, el panorama ha cambiado en los últimos años. Además, a pesar de todos los obstáculos, cada vez hay más emprendedores que se lanzan a la aventura emprendedora y luchan por conseguir un ecosistema tecnológico más fuerte.

El logro más importante ha sido, hasta ahora, despertar una alta motivación en jóvenes emprendedores, que están interesados en poner en marcha sus ideas de negocio, crear iniciativas y crear empleos y valor para nuestra economía. Alcanzar esta visibilidad, sensibilidad y posicionamiento de esta área en los más jóvenes era difícil de imaginar tiempo atrás.

Además del incremento de la cultura en universidades y colegios, otros agentes que están ayudando al crecimiento económico de Bolivia son: organizaciones y fundaciones que están promoviendo concursos, empresas que financian actividades emprendedoras, medios de comunicación que difunden cada vez más sobre este tema, cámaras y departamentos que ofrecen ayudas desde otras perspectivas y, por último, muchas ciudades están empezando a comprender la necesidad de fomentar y apoyar iniciativas emprendedoras para sus habitantes.

Por lo tanto, todo esto apunta a que hay optimismo y esperanza de que en Bolivia se ha consolidado el arranque de un ecosistema para el desarrollo y apoyo de iniciativas emprendedoras. Eso sí, aún queda mucho por mejorar y desarrollar.

El problema a veces es que el contexto social, político y económico no ayuda. Muchos emprendedores quieren lanzar sus proyectos pero no encuentran los recursos para tener éxito. Es cierto, aunque parezca mentira, que algunos emprendedores que han triunfado han ayudado a otras startups para fomentar el emprendimiento, y lo hicieron porque tuvieron la posibilidad de estar en ciudades como San Francisco, por lo que vivieron de cerca un ecosistema de startups bien fuerte. Esta idea de emprendedores de reinvertir en otras startups es fantástica para fomentar el emprendimiento y generar nuevos modelos. Pero, es cierto que esto no es lo común y hay que luchar para integrar esta idea en la sociedad.

El financiamiento a nuevas empresas en Bolivia es escaso. Por esa razón muchos emprendedores bolivianos deciden visitar países vecinos o cercanos, como Colombia o Brasil, para entender cómo las redes de networking de esos países pueden ayudarles a potenciar el ecosistema en Bolivia. Otra ventaja y apoyo que reciben es el de las Universidades, como la Universidad de Ciencias Administrativas y Tecnológicas de Bolivia (UCATEC), que con la experiencia y contactos obtenidos, te abre las puertas para contar a los alumnos la experiencia personal y la cultura emprendedora actual del país.

Otro obstáculo para los emprendedores son los trámites para iniciar un negocio. El Estado necesita mejorar y simplificar todos estos procedimientos para el registro de empresa si quiere contribuir con este ecosistema. Igual que pasa con los trámites, ocurre también con otros aspectos, como por ejemplo el simple hecho de comprar un dominio. La entidad que otorga dominios web cobra entre USD 180 y 200 por cada dominio, por lo que nadie o casi nadie compra un dominio .bo, teniendo como alternativa un .co por USD 9. Cosas como estas desalientan al emprendedor y produce desequilibrios en el ecosistema.

Por último, la falta de una política pública específica para promover la actividad emprendedora, desmoraliza aún más. El apoyo institucional para el desarrollo de negocios no es necesariamente una política de emprendimiento, pero la existencia de un marco adecuado significa que el ecosistema empresarial está presente o se puede desarrollar de forma fácil.

En resumidas cuentas, Bolivia se encuentra en una etapa naciente, está progresando, pero se encuentra carente de los componentes que la convierten en un sistema integrado (innovación, emprendedores y financiamiento) si lo comparamos con Silicon Valley, Singapur, Corea del Sur o Malasia, los cuales poseen un fuerte ecosistema de emprendimiento.

Este artículo fue escrito por: Andrés Gananci

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: