Sicarios bolivianos y maestros FARC

La relación entre sicarios bolivianos y miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se hace evidente y Bolivia queda como un país de elección del narcotráfico para hacer su centro en el corazón de América. El sueño que tenía Ernesto “Che” Guevara cuando trató de implantar el socialismo bajo ideales y consignas humanas, está siendo instalado sin el sufrimiento de la lucha en los montes sino con el dinero que paga el narcotráfico y puede ejecutar sin temores a políticos, narcotraficantes, competencias y aun se ocupa de ejecuciones a pedido.

Los desertores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) asentados en el norte integrado de Santa Cruz adiestran a aspirantes a sicarios bolivianos, de acuerdo con un informe extraoficial de la unidad de inteligencia policial de esa región.

Los “desertores”, como son conocidos en Colombia, por sus conocimientos en técnicas militares y policiales, han copado tres áreas del norte integrado de Santa Cruz, donde los bolivianos, la mayoría jóvenes de 25 a 30 años, son reclutados y entrenados.

El informe refiere también que los adiestradores colombianos enseñan en el monte con la caza de animales y posteriormente con la persecución a los peones de las fábricas de refinación de cocaína, a quienes entierran en el monte, tras darles muerte.

Por otra parte la Policía realiza operativos de rastrillaje en los Yungas de La Paz y en el norte de este departamento para evitar que ciudadanos extranjeros se asienten en esas regiones con la finalidad de dedicarse a actividades ilícitas como el narcotráfico.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, dio a conocer la aprehensión de dos ciudadanos de nacionalidad colombiana en el municipio de Guanay, en el norte de La Paz, quienes no supieron justificar su estadía, por lo que fueron arrestados y serán deportados.

El panorama generado en el caso de la cocaína y el narcotráfico es alarmante en Bolivia y esta figura da alas a los narcotraficantes, a los instructores, a los mercenarios y a quienes quieren hacerse ricos en Bolivia.

Cabe preguntarse  si el sicariato tomara carta de ciudadanía en Bolivia, hasta la fecha está haciendo los méritos necesarios y los medios de comunicación además de la red, le está haciendo un groso favor en la difusión y establecimiento enraizado del sistema en este país.

Tendrá que ver, la institucionalización de las 200.000 has. De cultivo para la hoja de coca establecidas por el gobierno nacional, que finalmente llegan a ser 400.000?

Tendrá que ver, la ausencia de la DEA que fue expulsada por el gobierno del estado Plurinacional de Bolivia, considerando que esta organización de control y lucha contra la drogadicción a nivel mundial, fue acusada por Evo Morales de promover su derrocamiento?

Tendrá que ver, la libertad con la que los productores de la “hoja sagrada” desarrollan sus actividades en las 6 Federaciones del Trópico Cochabambino sin ley y sin control pisoteando permanentemente la Constitución Política del Estado?

Son preguntas que debemos contestarnos honestamente y recordar que mientras siga este esquema de libertad (libertinaje), para los productores de la hoja de coca, se dará lugar a contar con Sicarios bolivianos y maestros FARC en nuestros campos.

 

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
%d bloggers like this: